En enero 1818, el pintor francés Jean Baptiste Vermay fundó La Escuela Gratuita de Dibujo y Pintura en La Habana.

De esos modestos comienzos, la Academia San Alejandro—más conocida como San Alejandro—llegó a convertirse en una de las escuelas más importantes de la isla para artistas plásticos e intelectuales.

Maestros de la vanguardia de mediados del siglo XX como Amelia Peláez y Victor Manuel estudiaron allí, así como notables artistas de generaciones posteriores como Servando Cabrera Moreno, Agustín Cárdenas, Rafael Soriano, y Flora Fong.

José Manuel Fors, ganador del Premio Nacional de Arte se formó en la Academia. Manuel Mendive, Roberto Fabelo, y Roberto Diago, tres artistas cuyas obras se expusieron recientemente en el festival “Artes de Cuba” en el Kennedy Center en Washington, DC, también estudiaron allí.

Roberto Diago, Historia permanente, 2017, instalado en el Centro Kennedy en Washington, DC.
Cortesía de Roberto Diago.

Durante sus años de estudio en San Alejandro, dijo Diago a Cuban Art News, “Tuve la posibilidad de aprender sobre otras culturas, sobre creadores de otras épocas, sobre la importancia de la cultura popular en la obra creativa de muchos autores.

“Pienso que sin San Alejandro, no hubiera sido lo mismo para mí.”

A esa lista se suman intelectuales como Carlos Baliño (1848-1926), fundador del primer Partido Comunista de Cuba; el periodista Guillermo Cabrera Álvarez (1943–2007), el comandante Camilo Cienfuegos (1932–1959); y el periodista y revolucionario Pablo de la Torriente Brau (1901–1936).

Incluso, nuestro Héroe Nacional José Martí (1853–1895) con 14 años se matriculó en la clase de dibujo en San Alejandro.

“San Alejandro es mucho más que una Academia. Es una institución que reúne todos los condimentos para que los alumnos salgan preparados tanto conceptual como filosóficamente. Salen con un oficio para toda la vida, que les permite irrumpir en el panorama de las artes contemporáneas”, advierte el profesor Julio César Pérez Moracén.

UN ENFOQUE FLEXIBLE

Originalmente tuvo su sede en el antiguo Convento de San Agustín- un edificio del siglo 17 que ahora acoge a la Academia Cubana de Ciencias. En 1962 la Academia se instauró en un inmueble del habanero municipio de Marianao.

La Academia San Alejandro en su sede actual.
Cortesía de Radio Mayabeque, Cuba.

Actualmente es el Centro Metodológico Nacional para la enseñanza de las artes visuales en Cuba. Las escuelas de Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Camagüey se subordinan a la sede capitalina donde estudian jóvenes de diferentes provincias occidentales como Pinar del Río y el Municipio Especial Isla de la Juventud.

“San Alejandro fue nuestra primera escuela de arte,” dijo Celia González del dúo Celia-Yunior, ganadores del Premio Internacional de Arte de la Fundación Farber en la categoría de Joven Artista. En esos 4 años descubrimos y empezamos a comprender el arte contemporáneo al mismo que aprendíamos las técnicas tradicionales de representación.”

Celia-Yunior, Colonias Epífitas / Epiphyte Colonies, 2012-2013.
Cortesía de The Farber Collection.

“Nos hacíamos sensible a las posibilidades del arte no solo como una carrera sino como un espacio de creación y cuestionamiento.”

El claustro de San Alejandro está conformado por un grupo de jóvenes artistas egresados de la Academia y de la Universidad de las Artes (ISA), dijo el escultor Lesmes Larroza González, el actual director de la Academia. El programa de estudio incluye no solo pintura y dibujo sino escultura, grabado, cerámica, ilustración, orfebrería, entre otras.

En una visita en el 2001, Fidel Castro “hace una pregunta que realmente nos puso a pensar a todos: ¿cómo ven ustedes el acercamiento de la enseñanza artística a los nuevos medios, a internet, a la era tecnológica? Su interrogante generó un grupo de criterios sobre lo que es el arte digital y así nace la Cátedra de gráfica, fotografía y arte digital.

Como parte de la filosofía de la Academia se encuentra un flexible enfoque al programa de estudio. Hace tres años, la cátedra de ilustración llevó a cabo reformas en su programa de enseñanza, como respuesta a una solicitud del Instituto Cubano del Libro debido a la escasez de ilustradores.

Raiko Morales fue el primer estudiante que se graduó con una tesis en esta especialidad, con un proyecto de tesis que consistía en adaptar la obra de Edgar Allan Poe al sector juvenil. “Debía investigar los cambios que existieron en la época victoriana en cuanto al tema del diseño y la iluminación. Resultó maravilloso”.

UN AÑO DE CELEBRACIÓN

A través de su 200 aniversario, la Academia San Alejandro está de fiesta.

En enero, todas las acciones estuvieron enfocadas en las especialidades de la gráfica y el grabado. El mes de febrero tuvo como protagonista a los nuevos medios, con acciones plásticas, performances, video arte y fotografía digital.

Marzo fue el mes de la escultura, y abril se consagró al dibujo, la ilustración y la relación de las imágenes con los textos. Mayo fue el mes del soporte pintado.

La semana pasada, el Museo Nacional de Bellas Artes abrió “Bicentenario de San Alejandro. Tradición y contemporaneidad,” una exposición de 60 obras tomadas de su colección que presenta la historia de la academia a través de sus estudiantes, profesores y directores desde la era colonial hasta la actualidad. Estará abierta durante el verano y cerrará en septiembre.

Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana.

El Centro de Desarrollo de las Artes Visuales abrió el pasado viernes la muestra “olor a lluvia”, con obras de 24 artistas contemporáneos, que estudiaron en San Alejandro, como Adislen Reyes, Carlos González, y Susana Pilar Delahante. La exhibición fue curada por Evelynn Álvarez y Harold Ramírez.

Una estampilla conmemorativa será acuñada en celebración al aniversario y serán publicados al menos dos libros sobre Jean Baptiste Vermay y la Academia. Hoy y mañana, el 3 y 4 de Julio, el Museo Nacional presenta un coloquio sobre San Alejandro, y la tradición y contemporaneidad de la educación de las artes en Cuba.

Según Prensa Latina, todos los viernes por la mañana durante el mes de julio, los profesores y estudiantes de la Academia impartirán sesiones de enseñanza abiertas al público en general.

“La experiencia de estudiar en San Alejandro marcó nuestra carrera y nuestra vida. Fue una base fundamental para desarrollar la obra que vino después y fue el lugar donde conocimos a los colegas y amigos que luego nos acompañarían durante tantos años.”

Maya Quiroga Paneque (La Habana, 1976). Licenciada en Química en la Universidad de La Habana, ha realizado diplomados en Periodismo, Locución. Graduada de Dirección en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual del ISA. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y del Círculo de Periodistas Culturales. Ha trabajado como reportera y redactora cultural para canales y programas televisivos de la isla.