Roberto Fabelo, Mundos, 2005–18, en una instalación previa.
Cortesía de Roberto Fabelo.

Durante una temporada que ha sido testigo de un festival cubano de artes escénicas en Filadelfia y otra apertura este fin de semana en Nueva York, la celebración más grande y ambiciosa del arte y la cultura cubanos se dirige a Washington, DC.

Inaugurada en el Centro John F. Kennedy el 8 de mayo, el festival “Artes de Cuba” aumentará un programa completo de danza, teatro, música y cine con instalaciones de siete artistas cubanos, cinco de la isla y dos de los Estados Unidos.

Artes de Cuba se ha curado por Alicia B. Adams, la vicepresidenta de programas internacionales y la danza en el Centro Kennedy. Juan Delgado, productor de Detrás del muro, instalación multi-artística presentada en el Malecón durante las Bienales de La Habana 2012 y 2015 (y pronto 2019), es un asesor en el componente de artes visuales de Artes de Cuba.

Las obras de arte se instalarán en todo el Kennedy Center.

Roberto Diago, Historia permanente, 2017, en una instalación previa.
Cortesía de Roberto Diago.

“El criterio de selección [de los artistas] operante ha sido resolver con la muestra las obras presentadas en ella la características físicas y funcionales del espacio brindado,” Delgado dijo a Cuban Art News en un correo electrónico desde La Habana, “y mostrar al arte contemporáneo cubano desde una óptica fresca y atrevida, insistiendo en problemáticas como la identidad cultural, la historia y la memoria, así como la expansion técnica de artistas de fuerte tradición a la hora de tratar géneros tradicionales de las artes plásticas.”

“Cada día el arte se expande y emplea disciplinas como el diseño, el teatro, la danza, la ingeniería, la música, por ejemplo, en su desarrollo,” continuó Delgado. “Grandes artistas cubanos, considerados hoy maestros por su impronta, se han enriquecido notablemente y conquistado lo instalativo y lo performático de una manera asombrosa. Ellos conviven en la Isla con los impulsos de jóvenes creadores.

“Así mismo, cada día es más cercano el diálogo entre los artistas residentes en la Isla y los que viven en otras ciudades del mundo. Y es interés del Kennedy Center presentar todos estos procesos a través de esta exposición.”

Encargada para el festival, La Naturaleza, El Espíritu y El Hombre de Manuel Mendive, 2018, es una instalación de varias esculturas de gran tamaño destinadas a ser experimentadas por dentro y por fuera. Estas obras comparten la galería del Salón de los Estados del piso principal con Fragmento de Paisaje de Mendive, 2017, que presenta personas, animales, nubes y otros elementos que se transforman interminablemente.

Manuel Mendive.
Cortesía de The Kennedy Center.

En estas obras, dijo Delgado, “Lo natural y lo humano son presentados como fuerzas místicas ancestrales. Esa espiritualidad es tratada a través de estructuras tridimensionales que no son solo pinturas o esculturas, son bosquejos de espacios.”

Mendive también presentará una performance que parte de estos mismas temas con música de Yosvany Terry, Adonis Gonzáles y Mauricio Herrera.

Cuatro instalaciones de Roberto Fabelo llenarán el Salón de las Naciones del piso principal, que incluye Mundos ( 2005-2018), esferas de detritus parecidas a la tierra que cuelgan suspendidas en el espacio, y Torres (2005-2018), hechas con un montón de utensilios de cocina. En Ronda infinita (2015), figuras rodean el borde de un vasto caldero. La caprichosa obra Catedral de Fabelo (2017), una catedral construida con cafeteras, atestigua la importancia del café cubano en la vida cubana.

Roberto Fabelo, Ronda infinitiva, 2015, en una instalación previa.
Cortesía de Roberto Fabelo.

Afuera en el River Terrace, Esterio Segura agrega la última variación a uno de sus temas familiares con Hybrid of a Chrysler (2018), que imagina alas de avión en un automóvil clásico de la década de 1950, al igual que los almendrones en las calles de La Habana.

Esterio Segura, Hybrid of a Chrysler, 2018.
Cortesía de The Kennedy Center.

En el segundo nivel del techo del Kennedy Center, la larga y estrecha States Gallery acogerá una instalación de video de siete canales realizada por el artista abstracto Emilio Pérez, un neoyorquino de ascendencia cubana. A fines de 2016, Pérez presentó Dream Season, una instalación de video multicanal que cubre las pantallas de Times Square, como parte del proyecto “Midnight Moment” de Times Square Arts.

Para “Artes Cuba,” Pérez está creando Sombras Silvestres (2018),  una animación abstracta basada en sus experiencias en Cuba durante la Bienal de La Habana 2015 e inspirada en el mural y otras obras que creó allí. “Para este proyecto en particular, fue importante para mí conectarlo realmente con el lugar”, dijo Pérez a Noticias de Arte Cubano. Con eso en mente, el video también incorpora elementos de la arquitectura cubana, basados en fotografías que Pérez tomó mientras estaba en la isla.

El mural de Emilio Pérez instalado en el Malecón durante la Bienal de La Habana en 2015. El mural inspiró muchos de los motivos abstractos en Sombres silvestres, la animación en siete pantallas que se setrenó en el Centro Kennedy.
Foto: Cuban Art News

José Parlá, nacido en Miami, presentará Poly-Ritmó una instalación en el North Atrium Foyer. Combina coloridas obras escultóricas con dos pinturas, Amistad América y Nuevo Rumbo (2015), una obra abstracta de 24 pies de largo en tonos azules y blancos.

El Atrium, el espacio más grande a nivel del techo, será sede de múltiples exposiciones, incluida la presentación de debut de Historia Permanente (2017) de Roberto Diago. La obra es un grupo de formas pequeñas, parecidas a las de una casa, que para Diago evoca a Marianao, el barrio de clase trabajadora en La Habana donde se crió.

Roberto Diago, El rostro de la verdad, 2013, instalado en el Centro Wifredo Lam, La Habana.
Cortesía de Roberto Diago.

Utilizando madera y otros materiales recolectados en los barrios de La Habana, Diago también está creando El rostro de la verdad, una obra que servirá como la fachada del Cubano Club, salón que acogerá actuaciones de música informal y degustaciones de cócteles.

Otra instalación en el Atrio, El arte de Celia Ledón, presenta a los habitantes de Washington la obra de la diseñadora de moda cubana, que también es conocida por sus diseños imaginativos para teatro y cine. La exposición presenta 11 disfraces, varios hechos de materiales no convencionales como bolsas de basura y tapetes de goma.

Celia Ledón.
Cortesía de The Kennedy Center.

Según Delgado, los cinco artistas de la isla vienen a Washington para instalar sus obras.

Dos exposiciones de carteles también están a la vista en el Atrio. La primera exhibe 28 carteles clásicos de cine cubano que abarcan desde 1964 hasta 2015. Incluye carteles de artistas como René Portocarrero y Raúl Martínez, junto con obras de los mejores diseñadores gráficos como Eduardo Muñoz Bachs y Antonio Pérez (Ñiko).

La segunda exposición estrena un grupo de carteles de “Artes de Cuba” de una docena de diseñadores gráficos cubanos contemporáneos, entre ellos Nelson Ponce Sánchez, Michele Miyares Hollands y Raúl Valdés González (Raupa). El logotipo del festival fue diseñado por otra joven diseñadora, Giselle Monzón Calero.

El logo para el festival, creado por Giselle Monzón Calero.
Cortesía de The Kennedy Center.

“Artes de Cuba” abre con un performance el martes 8 de mayo por la noche. Las exposiciones de artes visuales abrirán el miércoles 9 de mayo. La cobertura de Cuban Art News continuará con un vistazo al programa de presentaciones en vivo y entrevistas con curadores y artistas.