Monday October 23, 2017

Tonel en Alemania: La creación de Overseas

Trazando una muestra en Leipzig, desde inicio hasta la etapa final

Adrián Fernández, Standard No. IV, 2016, de la serie Requiem; a la derecha, quatro obras, Sin título, de la serie Life Style, 2007–2009; quatro obras, Sin título, de la serie Retrato, 2009–2011.

Foto: Adrián Fernández.

Recientemente, Overseas: Cuba and The Bahamas. Contemporary Art from the Caribbean fue inaugurada  en un espacio de arte en Alemania. Aquí, Tonel ofrece un recorrido por la exposición y el proceso de su creación, desde sus inicios hasta su etapa final.

HALLE 14 es un centro de arte no comercial, situado en Leipzig, Alemania, en los terrenos de lo que solía ser un gran complejo industrial-el Leipziger Baumwollspinnerei (fábrica de hilado de algodón), una fábrica de finales del siglo XIX. Estos edificios han sido reutilizados como estudios, galerías, oficinas, una cafetería y un cine. HALLE 14 incluye una biblioteca, un espacio para un programa educativo y varios estudios y talleres de artistas.

Yoan Capote, Demagogia, 2012.

Photo: Tonel.

El tipo de arquitectura, la escala, las texturas y la historia del lugar sirven de información a cualquier obra que se muestre allí. El año pasado me invitaron a curar una exhibición de arte contemporáneo de Cuba de Robert Funcke, un coleccionista, promotor y distribuidor alemán, que había presentado la idea antes a Michael Artz, el director de este lugar.

En lo correspondiente a la sección de arte cubano en Overseas, debe mencionarse como algo clave el apoyo de Funcke—incluyendo el préstamo de varias obras significativas de su colección. También fue muy favorable la generosidad demostrada por varios coleccionistas, galerías y espacios de exhibición, entre ellos Miramaris Collection (Lucerna y La Habana); Galería Servando; Estudio Figueroa–Vives; y El Apartamento. Pero sin dudas, han sido el entusiasmo y el apoyo sin reservas de los artistas participantes, los factores de mayor peso, en cuanto a hacer posible esta exposición.

Antes de conversar con Michael Arzt, él y su equipo ya estaban comprometidos con la National Art Gallery de Bahamas (NAG), explorando la idea de llevar una exposiciòn de arte bahamense a Leipzig. Michael ha estado hablando sobre este proyecto con Amanda Coulson (directora de NAG), y Ulrich Voges, un curador independiente.

Cuando llegué en el verano de 2016, la primera idea fue crear dos exposiciones paralelas, una de las Bahamas y otra de Cuba. Más tarde, Holly Bynoe, curadora en jefe de NAG, se unió al equipo, y la exposición final fue un proyecto colaborativo creado por Holly y yo.

Seleccionamos a los artistas de nuestros respectivos países, pero en la medida de lo posible, compartimos toda la información disponible sobre obras, artistas y contexto. Después de meses de comunicación electrónica, Holly y yo nos reunimos en La Habana en febrero de 2017, para trabajar juntos, en el mismo lugar, durante unos días, programando visitas de estudio y reuniones con artistas.

Juan Carlos Alom, de La Máquina, 2012, una serie de 10 fotos.

Foto: Tonel.

Holly y yo teníamos la intención de crear una muestra, e hicimos gran énfasis en esto durante el proceso de instalación, trabajando conjuntamente con Michael y el equipo HALLE 14. La idea es que, aunque Cuba y las Bahamas son naciones con diferentes historias y tradiciones culturales, ambas están ubicadas en el Caribe, una zona que todavía hoy en día, para muchos europeos, resuena como una totalidad de sol, playas y exotismo.

La muestra trata de abordar esta visión estereotipada desde un punto de vista crítico, a la vez que plantea una complejidad histórica y contemporánea que se transmite en las numerosas obras expuestas, de ambas naciones.

La selección de las obras se decidió sobre la base de la contribución de determinadas obras a una determinada área temática. Básicamente, intenté crear varios "caminos" que pueden convergir e intersectarse, o sugerir varios "puntos de entrada" en algunos segmentos de las realidades culturales y socioeconómicas cubanas actuales.

En primer lugar, he reunido obras que se centran en el entorno urbano y rural cambiante. Estas obras se basan en una variedad de medios y ofrecen, en muchos casos, un enfoque no tradicional a las nociones de arte paisajístico.

Manuel Piña, Viaje, 2017, de la serie Naufragio.

Foto: Adrián Fernández.

A veces la marea se inclina hacia el documental, como en las fotos de Ricardo G. Elías, Adrián Fernández y Juan Carlos Alom. El video de Manuel Piña es una meditación poética en el mar, y en los viajes.

Por otro lado, Felipe Dulzaides construyó una instalación que refleja la historia de las Escuelas Nacionales de Arte de La Habana, el proyecto arquitectónico más utópico, ambicioso y malogrado creado en Cuba después de 1959. Dulzaides trabaja con el arquitecto Roberto Gottardi para crear un espacio que explora la noción de utopía y la forma en que esta se manifiesta en estos edificios inacabados. En las pinturas de Campín, el paisaje, cubano o extranjero, es una realidad onírica mezclando historia, fracaso y posibilidad.

Felipe Dulzaides, Utopía posible, 2017.

Foto: Tonel.

La forma fundida en concreto por Ariamna Contino y Alex Hernández reproduce la forma de un cayo cubano, renombrado oficialmente en 1972 en honor a Ernst Thälmann, líder histórico del Partido Comunista Alemán. Su obra habla de historia, geografía, guerra fría y lazos de Cuba con el bloque soviético. Representa una pieza de la RDA existente, todavía hoy, en el Mar Caribe.

En primer plano: Ariamna Contino y Alex Hernández, Espejismo (Isla), 2017 (detalle); a la izquierda, Adrián Fernández, tres obras de la serie Requiem, 2017; a la derecha, Orestes Hernández, instalación con varios lienzos y animaciones en televisor.

Foto: Adrián Fernández.

También se hace hincapié en la muestra en temas relacionados con la economía y la creciente importancia, en la sociedad cubana, del dinero y el capital. Lo anterior se puede vincular con la decadencia industrial, el aumento de la desigualdad social, y las preocupaciones sobre el dinero.

En las pinturas de Iván Capote la moneda devaluada local se convierte en polvo metálico, y termina como una superficie abstracta. Adrián Fernández retrata el ambiente de las clases media y alta de Cuba. Elías trae imágenes de la caída de la industria azucarera en todo el país, y retrata a los trabajadores que solían estar involucrados en la producción de azúcar.

A la izquierda: Marianela Orozco, de la serie Extenciones, 2015; a la derecha, Ricardo G. Elías, de la serie Oro Seco, 2005.

Foto: Tonel.

También traté de presentar una muestra de las muchas obras que, durante las últimas décadas, han centrado su atención en la representación del cuerpo. Esto es particularmente relevante en los campos de la fotografía, el video y la pintura. Estas obras insisten en una humanidad tan social como biológica. Por lo tanto, las cuestiones de raza, sexualidad y género, y las reflexiones sobre una identidad fragmentada son centrales en estas investigaciones artísticas.

Piense en los videos basados ​​en el desempeño de Marta María Pérez, Adonis Flores y Susana Pilar Delahante; Las pinturas de Orestes Hernández y Carlos Quintana; Los videos de Juan Carlos Alom -que en Habana solo, 2000, representan una realidad donde la ciudad y sus habitantes se convierten en un cuerpo agrandado y gestual.

Marta María Pérez Bravo, Un secreto, 2011. En la expo, otros videos por la artista incluyen Así es como se formó un río, 2013; Camino oscuro, 2013; y Trance, 2013.

Foto: Tonel.

Marianela Orozco reúne su propia anatomía con la arquitectura de La Habana, uniendo el cabello que naturalmente pierde a algunos edificios y estructuras de la ciudad. También aquí menciono Demagoguery de Yoan Capote, con su grotesca disección y objetivación de la anatomía humana, y Conga Irreversible de Los Carpinteros, un video que documenta una actuación explosiva y sarcástica del mismo título que tuvo lugar durante la XI Bienal de La Habana (2012).

Marianela Orozco, de la serie Extenciones, 2015.

Foto: Adrián Fernández.

Estos son sólo algunos de los temas que mi selección pretende traer a la atención de la audiencia. Huelga decir que la complejidad de estas obras no nos permitirá encajarlas en categorías estrechas. Cualquiera de las obras que he mencionado, y muchas otras en la serie, podría dar suficiente material para iniciar una discusión muy amplia y abierta.

De la izquierda: Vista parcial de Ariamna Contino y Alex Hernández, Espejismo (Isla), 2017 (en el piso); detrás, Carlos Quintana, Literatura y Dolores, 2017; al centro, Orestes Hernández, instalación con varios lienzos y animaciones en televisor; y a la derecha, Alejandro Campins, Un minuto antes de que se ilumine, 2009, y Van Gogh mira su pintura de la colina, 2008.

Foto: Adrián Fernández

Overseas: Cuba and The Bahamas. Contemporary Art from the Caribbean se extiende hasta el 6 de agosto de 2017, en Halle 14 en Leipzig.

p> Tonel (Antonio Eligio) (1958, La Habana). Cursa estudios de Licenciatura en Historia del Arte en la Facultad de Artes y Letras, en la Universidad de la Habana. Es artista, historiador del arte, crítico y curador.