Thursday December 14, 2017

Teresita Fernández: Fata Morgana en Manhattan

Su mayor proyecto de arte público hasta la fecha abre en Madison Square Park.

Vista de "Teresita Fernández: Fata Morgana" en el parque de Madison Square en Manhattan.

Foto: Cuban Art News

El 1 de junio, Teresita Fernández abrió un proyecto de arte público en el Madison Square Park en el Bajo Manhattan. En su discurso de apertura, la artista habló con gran emoción sobre Wifredo Lam, Carmen Herrera, y muy emocionada se refirió al por qué es importante mirar.

Con 500 pies de metal dorado y pulido, dispuestos en seis doseles en los senderos del parque, Fata Morgana juega con la percepción, reflejando, duplicando, distorsionando y fragmentando el medio circundante.

Detalle de "Teresita Fernández: Fata Morgana".

Foto: Cuban Art News

En la inauguración, Fernández fue presentada por Brooke Kamin Rapaport, curadora principal del Madison Square Park Conservancy, que organizó la instalación. “En Fata Morgana” , dijo Rapaport, “Fernández ha explotado el significado y presencia cautivadora del oro, tanto desde el punto de vista histórico como local, en las cimas de los rascacielos que rodean el Madison Square Park”.

La inauguración de "Teresita Fernández: Fata Morgana".

Foto: Cuban Art News

El título de la obra, dijo Fernández, “es una referencia a un libro con el mismo título que el artista cubano Wifredo Lam ilustró en los años 1940. Como niña cubano-americana, crecí desde muy temprana edad sabiendo quién fue Lam. Siempre me ha gustado la manera que se ha descrito a Lam, como alguien que parece estar escondiendo imágenes en una vista sencilla”.

Fernández continuó diciendo que “el hecho de camuflajear imágenes en el entorno” fue una inspiración para Fata Morgana, que parece “fundirse con el paisaje, escondiendo a las personas y sus actividades en sus superficies distorsionadas y doradas”.

Detalle de "Teresita Fernández: Fata Morgana".

Foto: Cuban Art News

La artista también relacionó a Fata Morgana con temas más amplios. “Los paisajes, los lugares, las ciudades, las comunidades no son sólo lo que ves, sino también lo que no ves”, dijo, añadiendo que siempre se ha sentido motivada por mostrar “cómo algo puede, por ejemplo, ser masivo en escala o números, y de pronto desaparecer completamente, omitirse o pasar desapercibido o incluso ser eliminado”.

El día anterior, dijo, “tuve el gran honor de celebrar el centenario de la increíblemente talentosa artista Carmen Herrera. Ella vivió en los centros cosmopolitas de la Habana, Paris y Nueva York, y conoció a Lam, a Barnett Newman, y a Yves Klein. Vivió en todas partes y conoció a todo el mundo. Sin embargo, hicieron su obra invisible”.

“Como muchos de su generación, ella fue hecha invisible, primero, por ser mujer y doblemente invisible por ser una emigrante hispana, frecuentemente excluida de todo excepto de exposiciones latinoamericanas, aunque haya pasado gran parte de su vida adulta en Nueva York, a sólo unas cuadras de aquí”.

Una vista del andamio para una sección de "Fata Morgana".

Foto: Cuban Art News

“Es por eso que nos preguntamos ¿cómo es que algo pueda existir y aun así ser invisible? En ocasiones, tenemos que mirar bien y recordar que mirar no es una actividad pasiva, más bien una elección bien fundada. Hago arte público porque estoy interesada en los espacios democráticos, visibles con un elemento no previsible, donde las personas pueden decidir cómo participar en el arte”.

Teresita Fernández con un amigo en la inauguración de "Fata Morgana".

Foto: Cuban Art News

Fernández agradeció a las muchas personas que hicieron posible Fata Morgana, y finalmente a sus hijos, “cuyo aliento y apoyo me recordaban diariamente la importancia de hacer resplandecer un parque con luces doradas y hacer que las personas miren hacia arriba”.

Una vista de "Teresita Fernández: Fata Morgana" durante la inauguración.

Foto: Cuban Art News

Fata Morgana está abierta siempre que esté abierto el parque. Estará en vista hasta  el invierno 2015–2016.