Wednesday December 13, 2017

Las subastas de primavera: Arte contemporáneo en el foco de atención.

Bruguera, Arrechea alcanzan resultados excelentes en las tres ventas.

En Sotheby's - Alexandre Arrechea, Punching Bags Dust (Havana), Dust (Los Angeles), Dust (New York), 2005

Cortesía de c-monster.net

La semana de venta de arte latinoamericano comenzó con una subasta en la tarde del martes, 26 de mayo en el Phillips. Allí, Destierro (Displacement), 1998-2003 de Tania Bruguera- un  traje escultórico hecho de fango cubano y clavos, semejante a una figura de poder congolesa, que fue usado en un performance en las calles habaneras-tuvo el privilegio de ser incluido en el Lote #1. La obra fue vendida por  $81,250, más del doble de su estimado de $40,000. (Todos los precios incluyen la oferta del comprador.) 

En Phillips - Tania Bruguera, Destierro (Displacement), 1998–2003

Cortesía de Phillips

Algunos otros lotes en la venta del Phillips- obras notables de Zilia Sánchez, Bruguera, Kcho, y José Bedia- alcanzaron sus estimados, y obras de Yoan Capote e Iván Capote sobrepasaron sus altos precios de salida.

En la venta de Sotheby en la noche del martes, le tocó a Alexandre Arrechea estar en la cima. El lote #104 Punching Bags Dust (Habana), Dust (Los Angeles), Dust (Nueva York), 2005, alcanzó un valor de $118,750, casi el triple de su estimado de $40,000.

Justo la semana pasada, Arrechea fue galardonado como el primer Artista del Año en los Premios de Arte Cubano, patrocinados por la Fundación Farber (quienes sustentan Noticias de Arte Cubano,) en un evento que tuvo cobertura internacional.

Las tres obras de Punching Bags pertenecen a una serie de ocho. “Todas están relacionadas con lugares a los que estuve conectado emocionalmente: mi casa en la Habana, la galería de Arte en General en Soho, y mi estudio en Los Ángeles,” Arrechea escribió en una declaración en Sotheby’s. ”Estas piezas representan mi lucha permanente con recuerdos que me eluden frecuentemente…..De romperse una botella, mis recuerdos del lugar podrían verse reducidos a polvo.         

Otros  artistas modernos y contemporáneos también tuvieron buenas ventas en  Sotheby. Un dibujo de los Carpinteros del 2005, Papel Reciclable, estimado en $30,000–$40,000, alcanzó un valor de $87,500, y su escultura del 2001 Escalera (Oven Step) sobrepasó su elevado estimado con una oferta irresistible de $40,000.

En Sotheby's - Los Carpinteros, Papel Reciclable (Recycled Paper), 2005

Cortesía de Sotheby's

La racha reciente de logros en subasta de la artista habanera Zilia Sánchez, continuó, hasta alcanzar  los $75.000, cifra que notablemente supera su alto estimado de 60.000, tratándose de un lienzo de 1971 sin título, incluído en el lote #1 de la venta de Sotheby.

Zilia Sánchez, Sin título, 1971

Cortesía de Sotheby's

Una escultura realizada por Agustín Cárdenas sobrepaso con creces su valor estimado  de 150.000, logrando la atractiva cifra de $212.500 usd.

Otros artistas como José Bedia and Sandú Darié,  también superaron sus estimados de venta en Sotheby, éste último - con un valor estimado de $30.000-$40.000 para un lienzo de alrededor de los años 50 -alcanzó  $67.500.

Breathe, una escultura de 2013 por The-Merger, superó el doble de su bajo estimado con una oferta irresistible de $50,000. Obras de dos otros jóvenes artistas, Arlés del Rio y José Eduardo Yaque, también superaron sus estimados.

Artistas contemporáneos continuaron con fuerte pegada en la subasta de Christie, que se efectuó en la noche del miércoles y la tarde del jueves, 27-28 de mayo. La lista también incluyó numerosos lotes de artistas de principios y mediados del siglo XX -entre ellos Mario Carreño, René Portocarrero, Loló Soldevilla, y Wifredo Lam, cuyos nueve lotes fueron estimados en menos de $100,000.

Entre estos artistas, dos obras produjeron resultados notables. Laura (Mujer en Amarillo), un lienzo de 1958 de René Portocarrero, estimado en $35,000–$45,000, alcanzó un valor de $87,500. Paisaje, una pintura de 1939 de Víctor Manuel, duplicó su valor estimado de $60,000, alcanzando $112,500.

Entre los artistas contemporáneos, Tomás Sánchez tuvo una fuerte presencia con seis obras. Su lote más importante, un lienzo de 1995 Oír las aguas, fue estimado en $400,000-$600,000, alcanzando finalmente $545,000.

Un óleo del 2012, On the Sea of Cortez, fue la obra más importante de tres de Julio Larraz. Valorada en $80,000–$120,000, fue vendida por $161,000.

Un lienzo geométrico en blanco y negro, sin título, de Carmen Herrera, pintado en 1952, demostró ser una propuesta lucrativa. Estimada en $60,000–$80,000, alcanzó $106,250. Obras de Los Carpinteros y Pedro Pablo Oliva también superaron sus altos estimados.

Carmen Herrera, Sin título, 1952

Cortesía de Tresart

Dos impresionantes adquisiciones fueron subastadas al finalizar la venta. Una obra sin título de Manuel Mendive de su serie Hacha de doble filo (2010), estimada en $25,000–$35,000, se vendió en $68,750. Y Pequeño Teatro, óleo de 1996 de Roberto Fabelo, sobrepasó su estimado de $60,000 alcanzando $106,250.

Roberto Fabelo, Pequeño teatro, 1995

Cortesía de Latin Art Core