Wednesday December 13, 2017

¡Sí Cuba! llega a Nueva York

El co-organizador Ben Rodríguez-Cubeñas ofrece avances del festival de cultura cubana.

Ben Rodríguez-Cubeñas, presidente del Cuban Artists Fund (Fondo de Artistas Cubanos) y funcionario de alto rango del Rockefeller Brothers Fund (Fondo de los Hermanos Rockefeller), es uno de los principales organizadores del festival de cultura ¡Sí Cuba!, que comenzará a partir del 31 de marzo y durará casi tres meses. En conversaciones con Cuba del Arte, Rodríguez-Cubeñas habló sobre el festival, cómo empezó, y los acontecimientos más esperados.

¿Cómo surgió ¡Sí Cuba!? ¿De dónde proviene esta idea?

Karen Hopkins, jefa del BAM [Academia de Música de Brooklyn], compartió esta idea conmigo. El Rockefeller Brothers Fund había financiado algo que hicieron hace dos años, llamado Voces musulmanas (Muslim Voices), un gran festival sobre las culturas y comunidades musulmanas. BAM invitó al Ballet Nacional de Cuba a actuar esta primavera, y ellos a su vez invitaron al Ballet Folklórico Cutumba. Dado que BAM es un jugador importante en el mundo de las artes, Karen se encuentra bien posicionada para saber lo que está aconteciendo en Nueva York. Ella pensó: "Esto me parece muy bueno. Tenemos la experiencia de Voces musulmanas, ahora vamos a hacerlo sobre Cuba. "Llegó al Rockefeller Brothers Fund en busca de financiamiento, y yo le dije, 'Oh, esto es una gran idea." Contactamos a un par de donantes y ellos se hicieron cargo del proyecto.

Esto fue más o menos en octubre pasado. Todo ocurrió rápidamente.

Y los programas de BAM constituyen en alguna medida el aspecto más importante del festival?

Sí, el Ballet Nacional y Cutumba. También el Teatro Joyce abriría sus puertas a la compañía de Danza Contemporánea de Cuba. Así que ya teníamos esas tres cosas. Y entonces supimos que el Festival de Cine de la Habana en Nueva York, que se celebra anualmente y que ahora se estaba efectuando en esta ciudad, y la Sociedad de las Américas, estaban planificando un programa completo que incluiría artistas de la plástica. Éstos fueron agregados a la lista de participantes. Y entonces todo empezó a ocurrir como por arte de magia.

¿Por qué ahora esta explosión repentina de la actividad cultural con Cuba?

Bueno, Cuba había estado aislada durante mucho tiempo, había una gran cantidad de demandas acumuladas, tanto por la parte cubana, ya que muchos artistas querían venir aquí, así como grupos que tenían un largo historial de trabajos con Cuba, y tuvieron que esperar por un tiempo. Así que había demanda acumulada. Y entonces las cosas comenzaron a moverse en, yo diría que, seis meses después que Obama tomó el poder. Ahora que ha pasado un año y se puede decir que muchos de los proyectos que se han estado planificando se consolidarán finalmente.

En la elaboración del programa general de ¡Sí Cuba!, trataron de establecer un cierto equilibrio? Intentaron cubrir ciertas áreas culturales?

Este era el objetivo de BAM, y como yo soy el co-presidente de ¡Sí Cuba!, lo hice así. Desde el principio, por ejemplo, no se representaban tanto las artes plásticas. Así que el Fondo de Artistas de Cuba [que preside Rodríguez-Cubeñas] decidió hacer una exposición de fotografía [Body Memories, mayo 26-junio 25]. Luego nos enteramos de que La Sociedad de las Américas estaba haciendo lo mismo [For Rent--Consuelo Castañeda]. Así que ahora es mucho más representativo. Sin embargo, recientemente nos enteramos que de manera simultánea el Museo del Bronx ha abierto sus puertas a una exposición de Alexandre Arrechea, por lo que os dimos cuenta demasiado tarde. Pero hay una oportunidad para los grupos que no fueron incluidos en la planificación inicial de unirse con uno de los socios de ¡Sí Cuba!, para que puedan ofrecer su información al público a través de los portales.

 

¿Hubo algún tipo de evento que ustedes no estaban interesados en incluir?

Usted no encontrará ningún evento político allí. Seguramente, éste ha sido el modo de actuar del Fondo de Artistas Cubanos, y creo que el de muchos artistas, tratar de mantenerse alejado de la política tanto como sea posible.

Centrémonos por un momento en el arte cubano y en los artistas plásticos. Usted dice que su intención era que las artes plásticas fueran parte del festival ¡Sí Cuba! ¿Qué propósito tiene esto?

Fue una de las piezas que les faltaba a los socios originales. Quiero decir, el BAM no es una organización que gestione artes plásticas, sino la danza y la música. Lo mismo sucede con la Joyce. Y creo que estamos en un momento en que hay algunas cosas sobre Cuba y los artistas cubanos que resultan realmente interesantes.

¿Por qué resulta tan interesante el arte cubano ahora?

Para mí, siempre ha sido interesante. He estado coleccionando arte cubano por mucho tiempo, así que he visto muchos tipos de arte. Durante un tiempo, cuando era difícil viajar allí, yo iba una vez al año, por tanto no estaba muy enterado de lo que sucedía allá en cuestiones de arte. Artistas que yo había visto hace unos cinco años, cuando apenas estaban comenzando, ahora los veo y puedo percibir cuanto han avanzado en su carrera y cuán profundo son sus trabajos. Me emociona mucho ver cuánto han crecido estos artistas aún en circunstancias tan difíciles y de alguna manera aislados. Cuando [los EE.UU.] cerraron sus puertas a los artistas cubanos, éstos fueron capaces de ir a Europa y América Latina, pero nunca fue como estar en los Estados Unidos- Nueva York, debido a los recursos que tenemos aquí. Así que para mí ver que eran capaces de crecer, de continuar expandiéndose sin tener la necesidad de venir aquí. Esto dice mucho de la cualidad de sus trabajos y sus conocimientos. Eso, para mí, es lo emocionante.

¿Qué piensa sobre el hecho de coleccionar arte cubano contemporáneo, ya sea de coleccionistas privados o instituciones? ¿Es éste un momento bueno para esto?

Creo que es uno de los mejores momentos, de verdad. Creo que lo que viene por la “tubería” es muy grande. Algunas de las personas que han estado coleccionando el arte cubano contemporáneo durante mucho tiempo dirán, 'Bueno, hemos escuchado eso antes.' [Risas], pero realmente creo eso. Vamos a hablar de nuevo después de este festival y verá lo que ocurrirá. Creo que será una grata sorpresa.

¿Cómo ha sido el proceso de traer a los artistas cubanos a los Estados Unidos?¿Hubo dificultades con los visados? ¿Usted percibe cambios en ese aspecto?

Fui a Cuba en enero y me reuní con los colegas del Ballet Nacional, y Danza Contemporánea. Me pongo en contacto con ellos frecuentemente y existe una empatía y una línea de tiempo. Y tanto la parte cubana como la Oficina de Intereses de los EEUU parecen respetar esta línea de tiempo, en cuestiones de trámites de visas. Por ejemplo, creo que hay 75 personas del Ballet Nacional que vienen. De Danza Contemporánea, creo que son entre 25 y 35. De Cutumba vienen probablemente otros 25. De los Muñequitos de Matanzas podrían ser tal vez 15 personas. Así que hay unas doscientas personas que vienen.

Para todo este proceso, para obtener las visas no basta solamente con entregar la documentación. Se tarda un par de meses, y tienes que ir a través del Ministerio de Cultura, la Sección de Intereses de EE.UU., y a través del Departamento de Estado, y el mismo proceso cuando se regresa a Cuba. Así que hay un plan para procesar toda esta gente, de ambos lados. Y hasta ahora, se está cumpliendo este plan. Todo está al día. Algunos de los artistas ya están siendo entrevistados. Así que todo parece estar bien.

¿Cuando son los primeros artistas previstos para llegar a Nueva York?

Danza Contemporánea va a estar en el Joyce el 9 de mayo. Su primera actuación es el 10 de mayo, por lo que estarán aquí un par de días antes. Creo que es el primer grupo.

Cuando se trata de eventos culturales internacionales, los neoyorquinos son un público muy sofisticado. ¿De los muchos artistas, intérpretes y acontecimientos que estarán en ¡Sí Cuba!, cuáles cree usted que serán verdaderas revelaciones?

[Hace una pausa para la reflexión] Creo que la Danza Contemporánea de Cuba será maravillosa, en el Joyce. Es la primera vez que están aquí, y son simplemente increíbles. La calidad y la experiencia de los bailarines es impresionante. Creo que el público de Nueva York quedará impresionado por ello. El Ballet Nacional va a ser muy interesante. Probablemente va a ser uno de los últimos momentos en que Alicia [Alonso, la fundadora y directora] vendrá con la compañía --ella tiene ya noventa y tantos años de edad--por lo que probablemente va a ser una oportunidad única de ver ballet cubano en su más auténtica expresión. Cutumba va a ser maravilloso. Usted realmente no logra ver danza folklórica cubana aquí. Pero yo diría, que espero ansiosamente la llegada de la danza contemporánea.

La Fundación Cuba Avant-Garde, la organización patrocinadora para el arte cubano, está apoyando la participación del Ballet Folklórico Cutumba. ¿Qué nos puede contar sobre ellos?

Cuando la gente piensa en intercambios con Cuba, piensan en La Habana. Y hay toda una isla fuera del territorio de La Habana. Cutumba es de Santiago de Cuba. Y para mí, es muy importante que los grupos de Santiago de Cuba y otras provincias vengan a Nueva York. Esto es realmente importante. Obviamente, estos grupos carecen un poco de los recursos y la visibilidad que algunos de los grupos de La Habana tienen, por lo que es realmente importante apoyar a grupos como ellos. Y Cutumba es una compañía cubana de danza folclórica muy auténtica. Es maravillosa.

¿Qué le gustaría sucediera durante ¡Sí Cuba!, y en el futuro?

Me gustaría ver más oportunidades para la interacción, cuando los artistas cubanos así como representantes de diferentes organizaciones cubanas están aquí. Eso era algo que ha surgido en nuestras reuniones de planificación: ¿cómo podemos promover eso?

Veo este festival como una sola cosa. Mi objetivo es continuar interactuando, asociándonos, etc. Estoy esperando la llegada del otoño. Estoy pensando en traer una compañía de teatro. El teatro está un poco flojo en este festival, así que probablemente lo traigamos para el otoño, a través de un proyecto con el Teatro Repertorio Español. Es Raúl Martín, quien es un dramaturgo de Cuba.

Creo que no podemos ser inconstantes. Se necesita permanencia. Tarde o temprano, espero que la cultura prevalezca. Y creo que ya lo ha logrado. Se han roto algunas barreras, sin duda. Creo que hay mucha interacción, sin duda entre la comunidad cultural, tanto aquí como en Cuba. Y espero que podamos seguir haciéndolo incluso después que este festival termine, porque creo que es realmente útil, para todo el mundo. Se suavizan las partes duras. Solo se necesita mucho, mucho tiempo.

¡Sí Cuba! 31 marzo-16 junio 2011. Para obtener más información, visite SiCuba.org.