Thursday December 14, 2017

“Moving Things”: El videoarte cubano en el suroeste estadounidense

Se presenta un programa ambicioso de media experimental en Austin y Albuquerque

Diana Fonseca, Caminando bajo el sol, 2007.

Cortesía de El Apartamento.

El video para muchos realizadores cubanos puede servir como vía de catarsis. En busca de una expresividad que no encuentran en las noticias ni en medios de comunicación oficiales cubanos, el videoarte ha ofrecido un terreno de experimentación para los realizadores audiovisuales cubanos. La evolución de los últimos años, prolífica aunque no tan divulgada en espacios públicos, deriva en una obra sólida de la memoria de la nación, ante la cual no se hacen quizá hasta ahora todo lo posible por agruparla y conservarla como mereciera.

Una obra potente se desarrolla en Cuba, y buena parte de ella fue exhibida recientemente en dos presentaciones en Estados Unidos. La muestra “Mover las cosas: la videocreación en Cuba” / “Move Things: Videocreation in Cuba” se presentó primero en el Experiments in Cinema International Film Festival (18 al 23 de abril) en Albuquerque, New Mexico, y luego en el Ciné Las Americas International Film Festival en Austin, Texas (4 al 8 de mayo). La propuesta contó con la curaduría de Caridad Blanco, Magaly Espinosa, Yainet Rodriguez y María de Lourdes Mariño. Además de los programas de video, también ofrecieron conferencias en el Departamento de Arte Cinematográfico de la Universidad de Nuevo México. 

El equipo de "Moving Things": de la izquierda, Yainet Rodríguez, Magaly Espinosa, María de Lourdes, coordinador local Bryan Konefsky, Caridad Blanco y Nestor Siré.

Cortesía de Nestor Siré.

La muestra llama la atención por ser la más ambiciosa de video y cine experimental cubanos presentada fuera de Cuba, y por lo caleidoscópico de su curaduría. Incluyó 65 obras audiovisuales producidas por 54 artistas, a partir de cuatro programas temáticos curados y proyectados en cine y una videoinstalación expuesta en una galería.

El ciné Guild en Albuquerque, sede de la programa "Moving Things", parte del festival "Experiments in Cinema."

Cortisía de Nestor Siré.

Three  and One Flags (2015 – 2017), la instalación interactiva con que participó Nestor Siré, resulta particularmente interesante. Es un registro de la presencia de la bandera estadounidense en Cuba en los últimos dos años, después del restablecimiento de relaciones diplomáticas. Para esta obra, el joven camagüeyano recopiló 900 clips de video filmados a partir de un recorrido por diferentes ciudades y pueblos cubanos, junto a la captura fílmica de 12 horas de permanencia de ese símbolo en la embajada norteamericana en La Habana. Por medio de un software y sensores de movimiento, la instalación mostraba indistintamente uno u otro video activándose a partir de la cercanía de los espectadores.

Un cuadro del videoinstalación interactiva Three and One Flags, 2015–2017, por Nestor Siré.

Cortisía de Nestor Siré.

“El reto mayor era hacer que fuera una obra más de banderas, conociendo la fuerte tradición que existe en el arte universal y cubano, en cuanto a este tipo de símbolo, por demás usado en ocasiones banalmente”-comentó Siré a Cuban Art News. “Continué con el proceso creativo de la misma, dada la intensidad que vi había tomado el fenómeno al que quería referirme”.

Un cuadro del video Koala, 2013, por Yimit Ramírez.

Cortesía de Cine Las Américas.

“Koala” (2013) fue otra de las propuestas medulares de la exposición, obra del artista visual, diseñador y cineasta Yimit Ramírez, y que fue presentada por primera vez en la XII edición de la Muestra de Jóvenes Realizadores. Para la curadora Yainet Rodríguez, la obra de Yimit ha modificado su relación hacia la imagen en movimiento, “en tanto esta viene a ser un complemento para una idea más grande que, desde la ironía, la burla y el extrañamiento, se aprovecha de las expectativas de los espectadores para cuestionar la propia veracidad del relato y la influencia que la industria cultural tiene sobre la manera del hombre de apropiarse del mundo”, comentó Rodríguez.

Lázaro Saavedra, Sindrome de la sospecha, 2004.

Cortesía de Cine Las Américas.

Junto a las piezas más recientes, también se incluyeron otras de creadores de generaciones precedentes. Resaltan en ellas valores e ideas muy cubanos, sobre eventos y procesos de la sociedad cubana contemporánea. Obras de carácter etnográfico como las del artista Javier Castro, otras sobre economía como las realizaciones de Adrían Melis, y otras más interesadas en juicios de orden ideológico y político, donde sobresalen nombres como Lázaro Saavedra y Jose Angel Toirac. Muchas de ellas contienen el sabor del artista que trabaja desde su experiencia personal, y reflexiona críticamente sobre hechos vividos.

Un cuadro de Regurgitador, 2013, De la serie Pensamiento Democrático, por Marlon Portales.

Cortesía de Cine Las Américas.

Por su parte, en “Videocreación: Formas animadas” Caridad Blanco agrupó obras en torno a la animación como forma de la imagen; afirmándola dentro del arte contemporáneo como espacio de pensamiento, con un notable espíritu crítico y un interés manifiesto por las funciones del arte, no solo de orden estético, sino abiertas además en su valor comunicacional y social. Esta parte de la muestra resalta por lo experimental en cuanto al cruce de formatos, donde a medida que se entrelazaban signos, textos y figuraciones, surgen nuevas maneras de narrar. “Era notable la ductilidad de  este tipo de imagen para traducir procesos, propiciar estados sensoriales y generar atmósferas”, dijo Caridad Blanco con respecto a la línea curatorial.

Al centro, la curadora Caridad Blanco en una conversación después de un programa en Albuquerque.

Cortesía de Nestor Siré.

En el ánimo de mezclar lenguajes, formatos y ámbitos de exposición, se presentaron aquellos materiales que supuestamente han sido creados para ser consumidos en un cine, pero que a la vez se distancian de los lenguajes por este establecidos, como son las obras de los artistas Raúl Cordero, Glenda León, Nelson y Liudmila. Con más especificidad, varias obras de Nestor Siré, además de ser realizadas a través de capturas no profesionales, han participado en festivales de cine experimental. Sobresale en este sentido “Superación” (2012), pieza que intervino en Oberhausen International Festival of Short Film en 2016. (Vea el video aquí.)

Proyección del programa de Yainet Rodríguez en Galería Arts 516. En la pantalla, Un video con dos defectos, 2001, por Raúl Cordero.

Cortesía de Nestor Siré.

Para sumar trascendencia a la muestra, se presentó en un contexto que desconoce en buena medida el arte cubano y el trabajo que desarrollan muchos críticos e investigadores en Cuba en tormo al mundo del video y otras expresiones artísticas. La experiencia del intercambio con un público especializado en arte, pero que provenía de ámbitos completamente diferentes, derivó en un debate profundo y provechoso.

Las curadoras Yainet Rodríguez y Magaly Espinosa en una conferencia en la Universidad de New Mexico en Albuquerque.

Cortesía de Nestor Siré.

 

Entre los numerosos intercambios culturales entre Cuba y Estados Unidos en los últimos dos años, el videoarte se suma ahora otro de los momentos que pueden sentar un precedente con esta exposición. Las miradas curiosas se posan sobre la isla ahora también hacia la videocreación. 

Lidia Hernández Tapia (Holguín, 1991) Estudió Periodismo en la Universidad de La Habana (2013) y trabajó en varios medios de prensa en Cuba, como la revista OnCuba magazine. Actualmente cursa Maestría en Periodismo en CUNY Graduate School of Journalism, New York.