Friday December 15, 2017

Arte cubano fija records en las subastas de Sotheby's y Christie's.

Wifredo Lam, Tomás Sánchez, Mario Carreño y Cundo Bermúdez entre las obras mejor vendidas.

Tomás Sánchez, Basurero, 1991

En subastas casi paralelas, efectuadas en las conocidas casas Sotheby's y Christie's de Nueva York, figuras claves del arte cubano y latinoamericano han alcanzado nuevos records esta semana.

Los resultados, dados a conocer a través de medios de prensa y en los propios sitios webs de las casas subastadoras Sotheby's y Christie's situan al artista cubano Wifredo Lam (1902-1982) con un nuevo record de venta al alcanzar con la pieza ”Sur les traces" (1945), la cifra de 1,42 millones de usd en la subasta de Sothebys. El record anterior para una pieza de Lam fue de 1,32 m usd por "Ogue Orisa" de 1943.

"La obra nunca había salido al mercado en subasta", declaró Carmen Melián, directora del Departamento de Arte Latinoamericano de Sotheby's, quien abundó sobre las interacciones entre Lam y el surrealismo en la creación de un lenguaje visual para las Antillas.

Junto al creador cubano, del cual también se vendieron en Sotheby's una obra sin título (302.500 usd) y "La femme magique" ( 362.500 usd) brillaron otras figuras del arte del continente: "Retrato de Gladys March" (1946) del mexicano Diego Rivera (1886-1957) con precio de salida triplicado al ser vendida por 662.500 usd. Otros artistas alcanzaron excelentes estimados, como Leonora Carrington (1917)("The Ordeal of Owain", 722.500 usd) y Roberto Matta (Sin título, 1952) con el precio de 692.500 dólares.

En los salones de Christie's, se realizaba la segunda jornada de su subasta de arte latinoamericano, donde fueron rematados el 80% de los lotes con ventas netas de 20 514 000 usd. Artistas mexicanos y cubanos marcaron nuevos records, como la pieza "Sobreviviente" de la conocida creadora mexicana Frida, que alcanzó 1 178 000 usd y el cubano Tomás Sánchez. La pieza "Basurero" de 1991, lienzo pintado en acrílico de 110 x 150 cm, fue comprada por $ 182,500 usd. Convertido ya en uno de los paisajistas clásicos del arte cubano, la obra de Sánchez fue pintada a inicios de la década de los años 90 y muestra su temprana preocupación sobre el deterioro del medio ambiente a través de una figuración hiperrealista de base fotográfica elaborada con extremo detalle.

La obra record del cubano fue acompañada por otra de su autoría, vendida por $ 146,500 usd, así como por otras procedentes de autores de la Vanguadia histórica en Cuba: Mario Carreño $434,500 y Cundo Bermúdez $ 110,500.