Thursday December 14, 2017

En charla con María Martínez Cañas: Lo que Permanece

La artista reflexiona sobre su obra, sus temas recurrentes y su nueva muestra en Chelsea.

María Martínez-Cañas, Sín titulo #3, 1984

Cortesía de Julie Saul Gallery

Este jueves, 10 de septiembre, María Martínez-Cañas abrirá la muestra Lo que Permanece, su sexta muestra individual en la Galería Julie Saul en el barrio de Chelsea en Nueva York. La exposición incluye algunas de sus primeras obras, algunas de ellas inéditas, junto a obras de sus series más recientes.

En conversación con Noticias de Arte Cubano, la artista, residente en Miami, conversa sobre las influencias en su obra, por qué la fragmentación es un tema recurrente y como Cuba ha figurado en su vida creativa.

Cuéntenos sobre su nueva exposición Lo que Permanece

Cuando la galería propuso la exposición, ellos querían hacer un recorrido por mi obra. Terminó convertida en una idea que tuve hace muchos años: quizás pude haber trabajado con el concepto, y entonces décadas después ese concepto regresa de un modo diferente, basado en el desarrollo y evolución de la obra.

Siento que en mi obra todo está de alguna forma relacionado. No importa si la hice hace 30 o 5 años. En ese sentido, cuando la directora de la galería vino a Miami y estuvimos observando las obras, nos dimos cuenta que había una conexión entre las primeras obras y las más recientes. Desde el punto de vista temático y conceptual, era una forma de juntarlo todo.

María Martínez-Cañas, Vestígios: Sín titulo #1, 2015

Cortesía de Julie Saul Gallery

¿Cuál es la conexión entre los dos grupos de obras?

Soy una artista de la fotografía, cuyo medio de expresión es la fotografía. Sin embargo, no soy una fotógrafa tradicional. No me relaciono con la fotografía de una forma convencional. Para mí, la fotografía siempre ha sido una cuestión de borrar o quitar.

Al quitar o fragmentar, puedo entonces cortar en capas y crear un nuevo realismo que me permite trabajar de una manera muy personal. Utilizo la fotografía como medio de relacionarme con los temas, ideas y conceptos que tienen que ver con mi vida. En ese sentido, Lo que permanece trata sobre eso. Trata sobre lo que se deja atrás, sobre lo que permanece después de eliminar todo.

María Martínez-Cañas, Narcisa Oh La Luna, 1985

Cortesía de Julie Saul Gallery

¿Puede darnos algunos ejemplos?

Realicé algunas de estas obras cuando tenía 20 años, durante mi licenciatura en Philadelphia (en la Universidad de Arte de Philadelphia.) En algunas, se me orientó trabajar con la naturaleza muerta. Y yo dije, Bien, ¿quién quiere hacer eso? ¿Cómo puedo relacionar esta tarea con mi trabajo?

Por tanto, la naturaleza muerta está ahí, sólo que la escondí detrás de este velo negro que hice al proyectar luz blanca sobre el papel, donde expuse la imagen de la naturaleza muerta que había fotografiado permitiéndole a los fondos fragmentados emerger.

En Vestigios, mi obra más reciente, realizada este verano, decidí tomar fotos de los libros y comenzar a borrar las imágenes que aparecen en ellas.

La mayoría de las obras de la exposición son inéditas. ¿Por qué decidió presentarlas en este punto de su carrera?

Siempre supe el significado de las primeras obras, pero sentí que estas obras son únicas, no existen muchas otras. Si las hubiera sacado a la luz antes, quien sabe dónde estarían hoy, quizás no tendría ninguna. Sentí que debía preservarlas, que algún día podría mostrarlas y darles la importancia que han tenido a lo largo de mi carrera.

Si quieres entender cómo surgió mi carrera, y por carrera me refiero a mi práctica como artista, no se trata de que un día desperté con una idea, sino de que he trabajado una y otra vez en estas ideas, las he repensado, refragmentado y reconstruido.

Ahora es el momento oportuno para mostrar un trabajo más completo. Este es el momento perfecto. Y para mí, será genial verlas todas juntas en una exposición finalmente.

María Martínez-Cañas, Serie negro: Sín titulo #15, 1980–81

Cortesía de Julie Saul Gallery

Estudió en la Universidad de Arte de Philadelphia y después recibió su MFA de la escuela del Art Institute of Chicago.

Existe un aspecto muy Bauhaus que considero fue muy influenciado por mis profesores y los artistas que encontré en Philadelphia y Chicago: Ray Metzker, Barbara Crane, Barbara Blondeau. Muchos de estos profesores y artistas estuvieron trabajando y provienen del movimiento Bauhaus en la fotografía. En cierto modo, mis primeras obras son casi una reacción a esto. La estratificación y la fragmentación provienen de esa parte de mi educación como artista.

Ray Metzker fue jefe del departamento de fotografía cuando ingresé en la Universidad de Philadelphia. Barbara Crane vino desde Chicago a impartir una conferencia. Quedé fascinado con su trabajo. Por eso fui a Chicago, quería estudiar bajo su dirección. Es increíble, la influencia que estas personas tienen en las universidades de todo el mundo.

Desde entonces, entendí que esa luz, más que nada, es lo que hace la fotografía, no importa si es digital o analógica. Se crea la imagen fotográfica con luz. Eso nunca ha cambiado.

Cuando estudié cine, y se me orientaba trabajar con movimiento, lo hacía a través de la luz. Eso impactaba más mi obra ya que podía acercarme al tiempo, el espacio y a la presencia.

Félix González Torres, Sín titulo (América #3), 1992, encima del papel fotográfico colocado por María Martínez-Cañas, 2010

Cortesía de Julie Saul Gallery

Hay una pieza en la muestra que creaste en memoria a Félix González Torres, basada en su escultura Untitled (America#3). Su obra es un registro fotográfico de la luz proyectada por la obra de Torres. ¿Qué podemos ver en esta foto?

Estás viendo una foto que fue tomada en el momento que estaba creando la obra, con su obra sobre el papel. Se ve el proceso de creación.

Quise documentar la presencia de esta obra creada por él. Fue realizada el día de mi cumpleaños, y fue muy importante haberlo conocido personalmente. Fue como tener una conversación con él.

Los restos, las huellas de algo que estuvo en la cima y ya no lo está más. Ya no poseo esa obra; ahora es parte de la colección de la Cruz. Pero, tengo el rastro de esa imagen. Para mi fue muy importante, porque se trata de huellas que son dejadas atrás.

No moví su obra. La apagamos para que no se calentara demasiado. Recogí las bombillas y puse papel fotográfico debajo de ellas. La obra permaneció como era antes, solo seguí sus curvas. En vez de una bombilla por cada hoja de papel, algunas veces usé dos. La pieza tiene 42 bombillas y realicé 36 imágenes fotográficas.

Estuvimos allí por horas mirando la obra. Había puesto bandejas plásticas (láminas), por tanto pude crear las imágenes tan pronto estuvieron listas. Debía ser muy cuidadosa, temía mucho dañar una de esas bombillas.

Al mismo tiempo, era para mí un honor hacer algo como eso, y que Rosa (de la Cruz) confiara en mí. Fue increíble que me dejara hacer eso.

María Martínez-Cañas, FGT - Untitled [Photogram], 2010

Cortesía de Julie Saul Gallery

Háblenos sobre su serie actual Vestigios. ¿Tengo razón al pensar que no hay ningún proceso fotográfico involucrado en esto?

Sí y no. La parte de Vestigios que será incluida en la muestra son imágenes tomadas de un libro. Pero esto es solo parte de la serie.

Las imágenes provienen de muchas fuentes, de una imagen en un libro, un periódico, hasta de una imagen en gelatina o quizás un fotograma. El asunto es trabajar con imágenes aunque las fuentes sean diferentes. Por eso me considero una artista fotográfica.

Tengo los archivos fotográficos de un intelectual cubano que murió en 1991, José Gómez Sicre. Por más de 30 años, fue director del Museo de Arte Latinoamericano de la Organización de Estados Americanos en Washington, conocida como la Unión Panamericana. Fue el hombre que, junto a Alfred Barr, quien a su vez fue director del MoMA, fue a Cuba en 1942 para realizar la curaduría de la exposición Modern Cuban Painters, mostrada en el MoMA en 1944.

Tengo todos sus negativos, todas sus fotos. Lo conocí hace muchos años porque mis padres coleccionaban arte cuando era una niña. Crecí rodeada de arte y conocí a muchos curadores y artistas. He tomado imágenes de los archivos que son impresiones de gelatina y realmente borré la superficie, la emulsión.

Lo que se presenta en la exposición es el conjunto extraído de los libros pero no son las únicas imágenes en Vestigios. Hay otras imágenes, otras obras. Y algunas de ellas son impresiones en gelatina. Considero que la serie aún está en progreso.

María Martínez-Cañas, Vestígios: Sín titulo #3, 2015

Cortesía de Julie Saul Gallery

¿Cómo ha influido Cuba en tu vida creativa?

Me describo como una ciudadana estadounidense, que nació en Cuba y creció en Puerto Rico. Salí de Cuba, mis padres abandonaron Cuba cuando tenía tres meses de edad. Nunca regresé. Pero crecí en una familia extremadamente cubana.

María Martínez-Cañas

Cortesía de ARCthemagazine.com

Para los cubanos, las imágenes fotográficas son muy importantes. Son evidencias de cosas que existieron, que fueron dejadas atrás, de miembros de la familia que ya no viven allí. No tengo duda que la importancia que mis padres le dieron a las fotos influyó en mí desde niña. Me encanta mirarlas y entenderlas. Eso me impactó mucho.

Ahora hablemos sobre el sentido de la fragmentación. Somos un solo pueblo. Simplemente sucede que una parte de ese pueblo está en la isla y otra fuera de ella. Sin embargo, somos una sola unidad.

En un sentido, mantengo las raíces y mi identidad personal como cubana y también como portorriqueña, porque me considero cubana portorriqueña. Esto tuvo gran impacto en mi vida. Mi obra estuvo basada en el tema Cuba por muchos, muchos años. Trataba de entender por qué me sentía tan cubana a pesar de haber vivido solo tres meses de mi vida en la isla. Tuve que analizar eso.

Cuando por fin lo entendí, entonces el tema Cuba salió de mi obra porque no necesité nunca más cuestionar quien era. Pero me siento extremadamente orgullosa de mis raíces. Las raíces son muy importantes en la obra porque necesito entender que me hace ser lo que soy.

Cuando se escriba la historia cubana, tanto los cubanos que viven en la isla como los que viven en el exterior deben ser puestos juntos. No somos menos cubanos porque estamos afuera. Es un tema muy difícil de entender, pero es así. Quizás dentro de 40 años ni siquiera hablaremos de eso. Solo hablaremos sobre el hecho de ser cubanos.

María Martínez-Cañas: Lo que permanece abre este jueves, 10 de septiembre, en la galería Julie Saul en Chelsea hasta el 24 de octubre. La recepción de inauguración tendrá lugar de 6 a 8pm el jueves.

Susan Delson es editora en Nueva York de Cuban Art News desde el año 2009. Ex miembro del Departamento de Educación del Metropolitan Museum of Art, ha sido editora para instituciones como Museum of Modern Art, Asia Society, El Museo del Barrio. Entre sus obras, ha escrito el estudio y biografía cinematográfica de "Dudley Murphy, Hollywood Wild Card" y editó "Ai Weiwei: Circle of Animals". Ha sido editora de revistas como Forbes, Louise Blouin Media, y otras.