Tuesday September 26, 2017

Charla con Elio Rodríguez

Al concluir una beca en Harvard, el artista reflexiona sobre su experiencia y eventos venideros.

La Galería Cooper en Harvard, con Forest on the Walls, 2014, de Elio Rodríguez

Cortesía de Elio Rodríguez

Este mes, el artista Elio Rodríguez completará una beca de un semestre en el Instituto de Investigación Latinoamericana y el Centro Hutchins para la Investigación Africana y Afro-americana. En una entrevista por correo, el artista habla sobre su experiencia y eventos venideros.

Has pasado los últimos meses cursando una beca en Harvard. Cómo te has sentido?

La beca ha sido una gran experiencia para mí. Me ha permitido separarme de la rutina y concentrame en compartir experiencias e ideas para desarrollar nuevos trabajos. Tuve también la oportunidad de asistir a la inauguración y actividades colaterales de la exposición Drapetomania. Grupo Antillano and the Art of Afro-Cuba, curada por Alejandro de la Fuente en Harvard. La muestra abrió en enero y actualmente se exhibe en la nueva Galería Cooper, un maravilloso espacio que forma parte del centro Hutchins, la misma institución que me ofertó la beca.

Elio Rodríguez, Forest on the Walls, 2014

Cortesía de Elio Rodríguez

Asimismo, tuve la oportunidad de asistir a otras dos exposiciones que presentan mis obras: En voz alta, una muestra colectiva de principios de este año en la galería 532 Thomas Jaeckel, en el distrito de Chelsea en Nueva York, y Still Running, Afro-Cuban Art, una exposición colectiva curada por Astrid Martínez del Espacio de Arte Latinoamericano, ahora en el Centro de Arte Multicultural en Cambridge.

Durante tu permanencia en Harvard, en qué has estado trabajando?

He estado trabajado en una serie de fotos digitales que incorporarán algunas ideas de la serie anterior (Mulatisimas, Con la guardia en Alto.) Sin embargo,  es probable que esta nueva serie esté más enfocada en cuestiones de identidad, como la raza. Por ejemplo, encontré carteles de actuaciones de músicos minstrels en los archivos del Centro Hutchins, que dan una idea tergiversada de América. El minstrel fue como el teatro vernáculo en Cuba, donde la sociedad estaba representada por personajes icónicos como el negro, el gallego, la mulata. Los minstrels hacen algo similar, pero relacionado con la raza, en un momento tiempo en que no se permitían músicos negros en el escenario, por tanto los personajes tenían que usar máscaras.

Elio Rodríguez, Forest on the Walls #2, 2015

Cortesía de Elio Rodríguez

También estoy experimentando con nuevas técnicas. Normalmente, cuando planifico mi pintura o impreso, comienzo usando fotos y después las paso por fotoshop y las utilizo como referencias para el trabajo final. Ahora, estoy usando este escenario como producto final y esto requiere mayor seriedad.

También he estado trabajando en una nueva serie de dibujos y lienzos. Es algo que por mucho tiempo he querido hacer, pero no he tenido tiempo de analizar diferentes lienzos y grafitos y encontrar mi preferido.

¿Consideras que Harvard ha enriquecido tu trabajo?

Cualquier experiencia me da nuevas ideas para hacer más obras. Siempre digo que no soy intelectual como esas personas que van a museos y leen libros para coleccionar experiencias. Quizás porque soy un negro de la Habana Vieja. Prefiero vivir las experiencias, en vez de estudiarlas. Por eso, esta aventura ha sido genial. Vivir entre grandes académicos, escuchar sus debates y lo que opinan sobre mi obra, ver como algunas de mis inquietudes se conectan con las suyas y caminar y conocer gentes de Cambridge es algo nuevo que seguramente aportará nuevas inspiraciones para trabajos futuros.

Esta experiencia me ha dado la oportunidad de conocer personas como Henry Louis Gates, Jr quien aparte del halo de estrella que lo rodea es muy gracioso y puedes hablar como haces con un amigo. Y claro, estar cerca de Alejandro de la Fuente, uno de mis amigos más cercanos; compartir ideas y proyectos con él es un privilegio único.

Elio Rodríguez, a la derecha, con Alejandro de la Fuente, curador de Drapetomanía y profesor en Harvard

Cortesía de Elio Rodríguez

¿Piensas que tu obra ha cambiado o tomado una dirección diferente después de tu experiencia allí?

No puedo decir que haya tomado otra dirección, quizás ha incorporado nuevos enfoques. No veo mi obra en una sola dirección, siempre me ha gustado tener diferentes identidades. Mi obra bidimensional (pinturas e impresos) es más representativa, más divertida, le gusta mostrar diferentes iconografías. Mi obra en la escultura es más abstracta, más seria. Es como si al aburrirme de ser una cosa, pudiera cambiar a otra. Pero es cierto que ahora estoy incorporando algunas referencias y temas norteamericanos que se relacionan más con mi experiencia aquí. 

Elio Rodríguez, Resisteremos, 2010

Cortesía de Elio Rodríguez

Adoro usar referencias de diferentes culturas en mi obra. La cultura cubana está bien entrenada en usar referencias extranjeras como suyas. Por eso hago lo mismo.

Además de tus propios proyectos, ¿qué otros beneficios le atribuyes al hecho de ser un miembro de estos institutos?

Es maravilloso pertenecer a Harvard y estar cerca de intelectuales como Alejandro de la Fuente y Henry Louis Gates, Jr. para compartir ideas. Existe un número infinito de actividades que tienen lugar allí, tantas que uno debe enfocarse en lo que más se acerca a tus propios intereses. Al final nunca sabes de donde pueden venir tus ideas.

¿Cuántos colegas estuvieron en el programa este año? ¿En qué proyectos estaban trabajando?

Hay cerca de diez colegas en el programa. Algunos estarán aquí todo el año. Otros, como yo, estarán aquí un semestre. Los colegas normalmente son académicos, profesores y escritores.

Existe un grupo de colegas cuyas obras tienen conexiones con mis inquietudes, y nos reunimos en las mismas conferencias o para conversar sobre diferentes temas y compartir ideas. Artistas como Devyn Spence, Lester Tome, Odette Casamayor, Marial Utset y yo, tienen como favorito el tema de la permanencia del racismo en Cuba.

Por ejemplo, la investigación de Lester Tome se enfoca en la presencia de temas  relacionados con la raza en el Ballet cubano, esto me nutre de muchas ideas para mi propio trabajo. Odette Casamayor está investigando la persistencia del racismo en la sociedad cubana y el modo en que algunos artistas plásticos presentan el tema. Otro colega, Devyn Spencer, investiga sobre las contradicciones en las políticas estatales  respecto al racismo en Cuba. Además, las interacciones con Steven Nelson, un gran conocedor del arte africano, y los debates sobre la importancia e interpretaciones de las muestras de ADN en nuestra identidad cultural, han sido muy interesantes.

Rodríguez, a la derecha, con miembros del instituto, de izquierda: Lester Tome, Devyn Spence, y Odette Casamayor

Cortesía de Elio Rodríguez

Soy un artista privilegiado, porque hasta donde sé, soy el primer artista plástico invitado a participar en este programa. Todos han sido de gran ayuda aquí. Mis tareas han sido  presentar mi obra y asistir a presentaciones de otros artistas. Además de eso, me he sentido libre de hacer otras cosas para enriquecer mi experiencia aquí.

La beca finaliza este mes. ¿Qué será lo próximo?

Cuando finalice la beca, estaré terminando una gran pieza para la Galería 532 Thomas Jaeckel, que se mostrará en Miami durante una de las próximas ferias. Mi próximo gran proyecto será una muestra individual en el MOCA en Miami en el 2016. Estoy muy excitado porque mostraré al unísono algunas obras anteriores que nunca han sido presentadas juntas.

También, regresaré a Harvard a exponer la serie en la que estoy trabajando como resultado de la beca. Y seré parte de la Feria Flux Art en Harlem este mayo, y en julio en la Watermill Auction en el Hamptons.

Drapetomania: Grupo Antillano and the Art of Afro-Cuba estará abierta hasta el 29 de mayo en la galería Cooper de Harvard. Still Running: Afro-Cuban Art también abrirá sus puertas hasta el 29 de mayo en el Centro de Artes Multiculturales, al este de Cambridge.

Susan Delson es editora en Nueva York de Cuban Art News desde el año 2009. Ex miembro del Departamento de Educación del Metropolitan Museum of Art, ha sido editora para instituciones como Museum of Modern Art, Asia Society, El Museo del Barrio. Entre sus obras, ha escrito el estudio y biografía cinematográfica de "Dudley Murphy, Hollywood Wild Card" y editó "Ai Weiwei: Circle of Animals". Ha sido editora de revistas como Forbes, Louise Blouin Media, y otras.