Saturday December 16, 2017

Havana Hidden City: mirando lo propio con ojos nuevos.

El fotógrafo Yunior Yanes explora las geometrías invisibles de la vida urbana.

Yunior Yanes, El puente, 2013

Cortesía de Yunior Yanes y Cuban American Phototheque

La pesquisa fotográfica de Yunior Yanes (Sagua La Grande, 1974) busca, cual Midas, trastocar lo cotidiano en inusitado. Apoyándose en su entorno inmediato, La Habana, súbito, deja de ser una ciudad para convertirse en ritmos, luces, geometrías, caprichos que nos develan el encanto que subyace atrapado –invisible- en lo cotidiano. "Cuando expuse la muestra en La Habana [bajo el titulo Ciudad oculto] descubrí muchas interpretaciones sobre mi obra -explica Yanes. "Algunas de ellas estaban asociadas con temas que ahora mismo nos golpean a los cubanos y a ciudadanos de todas partes del mundo tales como la desesperanza, la migración, el desarraigo. Pero lo que más me  sorprendió fue observar como ‘simples’ fotografías de lugares y espacios físicos muy cotidianos y por eso mismo invisibles al paseante, le sugerían al espectador temas y emociones relacionados con su propia existencia. Es de aquí que sale el concepto que anima Havana Hidden City."

Yunior Yanes, Piscina, 2013

Cortesía de Yunior Yanes y Cuban American Phototheque

Si el interés primero de Yanes hacia la ciudad era trastocar ese espacio cotidiano fatigado por la rutina diaria en sugerentes abstracciones de ritmos y color, pronto, La ciudad de las columnas, se transfiguraba y era capaz de hablarle de nuevo a sus habitantes. Para ello Yanes transgrede las reglas de la composición fotográfica. Haciendo uso de encuadres y angulaciones inusitadas, planos detalles, contraluces y picados extremos, entre otros, el artista logra despojar al espacio común de ese elemento narrativo superfluo y redundante que inhibe la posibilidad de nuevos diálogos.

Yunior Yanes, Buen día al Gran Hermano, 2013

Cortesía de Yunior Yanes y Cuban American Phototheque

Havana Hidden City, expuesta en la Cuban American Phototheque, en Miami, constituye un ensayo fotográfico acerca de nuestra cotidianeidad y el silenciamiento de nuestro entorno. Yanes retrata la invisibilidad: esas zonas a las que estamos tan habituados en nuestro paso diario que ya no reparamos en ellas y que, sin embargo, justo por su condición de latencia, nos definen mejor.

Havana Hidden City constituye una revisión de la serie Ciudad oculta exhibida en La Habana en junio y julio 2013. “Muchas de las fotografías han sido rebautizadas con nuevos títulos a partir de la recepción que tuvieron cuando fueron expuestas en Galería Ciudades del Mundo.” -explica Yanes.

Yunior Yanes, Caleidoscopio, 2013

Cortesía de Yunior Yanes y Cuban American Phototheque

Las obras incluidas en esta muestra participan de tres grupos fundamentales. El primero, donde la acumulación rítmica de un mismo motivo actúa como activador de significados. Tal es el caso de piezas como Interconexión e Inmigrantes (ambas del 2013). El segundo grupo,   donde el detalle tiene la fuerza del sinécdoque. Aquí piezas de gran síntesis y fuerza poética, tales como Caleidoscopio, Espiral y Piscina (todas del 2013).

Haciendo uso de la ventana en tanto espacio significante de valor universal impuesto desde el Renacimiento, así como de la simbología del color (rojo y azul) y del vidrio como espacio limítrofe o barrera, Yanes construye una eficaz alegoría acerca de la diversidad. "En Caleidoscopio –explica Yanes, "el color rojo domina la visión de la ciudad (con todo el simbolismo que ha tenido el color rojo para los cubanos). Sin embargo, hay un pequeño espacio en azul, que no por ser pequeño deja se ser importante, que rompe la monotonía cromática, que dice yo también valgo, y sugiere la diversidad, la resistencia del que es o piensa diferente, la falsa unanimidad. El hecho de ser una ventana a través de la cual se ve La Habana, también me sugiere la visión externa que tienen o pudieran tener de nosotros como país."

Yunior Yanes, Espiral, 2013

Cortesía de Yunior Yanes y Cuban American Phototheque

El tercer grupo se integra por fotografías donde la referencia a íconos  dentro de la cultura cubana activa narrativas directamente asociadas a la idiosincrasia e historia reciente del cubano. Dentro de esta línea se localizan obras tales como El puente, Censura, Plegaria o La soledad del Apóstol (todas del 2013). "El puente está tomada en la Tribuna antiimperialista José Martí que está ubicada en el malecón habanero y que es un lugar con mucho simbolismo desde el punto de vista político en los últimos años de la Revolución -apunta Yanes. "Paradójicamente un gran numero de personas que vieron la foto en La Habana lo que veían en esta foto era un puente, lo cual que sugiere la idea de conexión, de ir desde una orilla hacia la otra, la flecha que indica el camino."

Havana Hidden City estará abierta al publico hasta el 22 de octubre.

Janet Batet (La Habana, Cuba) es curadora independiente, crítica de arte y ensayista. Actualmente vive en Miami. Ex investigadora y curadora del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y ex profesora del Instituto Superior de Arte, ambos en La Habana. Sus artículos sobre las prácticas artísticas se publican regularmente en Art Nexus, Pulse Art, Arte al Día, Art Experience: NYC, y El Nuevo Herald, entre otros.