Wednesday December 13, 2017

Félix González-Torres en Chelsea

La galerista Andrea Rosen, una amiga cercana del artista, lleva a los visitantes a través de una nueva exposición.

Félix González-Torres, "Untitled" (Summer), 1993; instalado en conexión con "Untitled" (America #2), 1992, y "Untitled", 1992.

Foto: Cuban Art News.

Mientras que la muestra de Carmen Herrera abre esta noche, una exposición de obras de su amigo Félix González-Torres (1957–1996) abrió a pocas cuadras el pasado jueves. Esa mañana, la galerista Andrea Rosen, una amiga cercana de González-Torres y albacea de su patrimonio, guió a los visitantes a través de la nueva exposición en la galería David Zwirner.

La muestra incluye muchas obras que abarcan su carrera-fotografía, vallas publicitarias, videos, rayos de luz, y cortinas, entre otros. Instaladas en espacios que son grandes y abiertos y en otros que son pequeños e íntimos, las obras interactúan y animan sus entornos.

Entre las obras de la primera gran galería se encuentra "Untitled", 1989/1990, una "pieza de pila" que consta de dos pilas de papel blanco de gran tamaño, a ambos lados. En letra pequeña en el centro, las hojas en una pila dicen "Somewhere better than this place” (“En cualquier lugar mejor que este"), y las otras dicen "Nowhere better than this place” (“Ningún lugar mejor que este”).

Félix González-Torres, "Untitled", 1989/1990 (dos pilas).

Foto: Cuban Art News.

Como en todas las piezas del montón y montañas de caramelos del artista, los visitantes están invitados a tomar uno. Cuando se agotan, se reemplazan.

"Una vez dijo el artista, la idea importante es, ¿cómo reinventar, cómo reactivar, un espacio?", explicó Rosen. "¿Cómo usas el espacio de maneras que son sutilmente subversivas, o sutilmente alteradas?"

En 1990, cuando Rosen abrió su galería con una muestra de las piezas de la pila de González-Torres, "fue realmente chocante tener obras que pudieran retirarse de la exposición".

Los visitantes pasaron a través de "Untitled" (Chemo), 1991, una cortina de suelo a techo rebordeada que abarcaba el ancho del espacio, activándolo de una manera diferente.

Félix González-Torres, "Untitled" (Chemo), 1991.

Foto: Cuban Art News.

Rellenando la pared encontramos a "Untitled", 1995, una cartelera de arte público que también aparece en carteles publicitarios en los cinco condados de Nueva York.

Félix González-Torres, "Untitled", 1995.

Foto: Cuban Art News.

Las obras en el cuarto contiguo incluyen "Untitled" (Placebo-Landscape for Roni) (Placebo-Paisaje para Roni), 1993, un suministro sin fin de caramelos envueltos en papeles dorados que se esparcen en todo el espacio.

Andrea Rosen, a la izquierda, con Emilie Keldie de la Fundación Félix González-Torres y Christopher D’Amelio de Zwirner. Al fondo, el candy spill "Untitled" (Placebo-Landscape for Roni), 1993.

Foto: Cuban Art News.

También en la muestra de esta sala: "Untitled" (Perfect Lovers), 1987-1990. "A nivel técnico," dijo Rosen, "a los relojes se les permite estar fuera de sincronía, como la vida. Y ya están fuera de sincronización en algún grado. "Tan pronto como se detienen, las baterías deben ser reemplazadas y el reloj arreglado. 

Félix González-Torres, "Untitled" (Perfect Lovers), 1987–1990.

Foto: Cuban Art News.

"Se trata de la inevitabilidad, pero también de la continuación", dijo Rosen.

En la escalera de la galería, tres cadenas de luces separadas de 1992 y 1993 se unen en una obra expansiva que termina en una bobina de luces en la planta baja.

González-Torres "fue muy específico sobre por qué una pila era diferente de una cuerda ligera", explicó Rosen. "Las pilas, las cortinas con cuentas y los dulces pueden existir en más de un lugar a la vez. También están hechos de material muy común, tienen una fisicalidad y sólo pueden existir en un lugar a la vez ".

Una cuerda ligera, dijo, "nunca se puede mostrar con bombillas quemadas. Esas son algunas de las reglas intrínsecas de la obra”.

Vista parcial Felix Gonzalez-Torres, "Untitled" (Go-Go Dancing Platform), 1991, foreground, and "Untitled" (Loverboy), 1989

Foto: Cuban Art News

Un pequeño espacio íntimamente escalado en el segundo piso acoge dos obras: "Untitled" (Loverboy), 1989, cortinas de color azul, y “Untitled” (Go-Go Dancing Platform), 1991. Como parte de esta obra,  un bailarín gogó actúa una vez al día durante 15 minutos, sin previo aviso. "Ellos bailan solo para ellos", dijo Rosen, agregando que "el escenario se activa con o sin bailarín. La ausencia es tan importante como la presencia”.

Félix González-Torres, "Untitled" (Ross), 1991.

Foto: Cuban Art News.

Otras obras en las galerías del segundo piso incluyen un colorido derrame de caramelo, una segunda cortina de cuentas y otra instalación ligeramente diferente de "Untitled" (Loverboy).

En un muro cerca de la escalera se encuentra un dibujo de la serie Bloodwork, "Untitled" (Bloodwork - Steady Decline), 1994, que reconoce tranquilamente la batalla de González-Torres contra el SIDA, de la cual murió dos años más tarde.

Rosen señaló que las piezas de Bloodwork son "el único volumen de obras que Félix hizo a mano." Pero es inexacto, dijo, "asumir que estas obras fueron hechas de verdaderas tablas de hospital.”

Félix González-Torres, "Untitled" (Bloodwork - Steady Decline), 1994

Foto: Cuban Art News.

Aun así, señaló que, con sus implicaciones médicas, la única línea diagonal "subvierte esto de un objeto abstracto a un objeto no abstracto".

Para concluir, Rosen dijo que mientras la muestra se preparaba para su apertura, una de sus mayores logros fue ver como el arte de González-Torres "funciona continuamente. Cualesquiera que fueran esas reglas que Félix estableció, cualesquiera que fueran esos límites, el trabajo mantiene su capacidad de seguir evolucionando y manteniendo su esencia".

Félix González-Torres abrirá hasta el 24 de junio de 2017 en David Zwirner, Nueva York.