Wednesday February 21, 2018

Exclusiva: Ella Fontanals-Cisneros sobre la clausura del espacio de arte CIFO y planes para el futuro

La fundadora de CIFO ofrece más detalles después del anuncio sorpresa del mes pasado

Ella Fontanals-Cisneros.

Foto: Mauricio Donalli, cortesía de Cisneros-Fontanals Art Foundation (CIFO).



A finales de enero, la Fundación de Arte Cisneros Fontanals (CIFO) anunció los ganadores de sus premios del Programa de Becas y Comisiones 2018.

El anuncio de la prensa también incluyó la noticia de que después de su exposición en abril, CIFO Art Space cerraría.

En cambio, la fundación se enfocará en trabajar con instituciones asociadas para crear exposiciones que lleguen a una audiencia global más amplia a través de giras internacionales.

En una conversación telefónica desde Madrid, la fundadora de CIFO, Ella Fontanals-Cisneros, habló con Noticias de Arte Cubano sobre CIFO en Miami, arte y artistas cubanos, su propia colección y los planes de CIFO en el futuro.

Dos obras por Carmen Herrera en la muestra Triángulo: Loló Soldevilla, Sandú Darié y Carmen Herrera en el CIFO Art Space. 

Cortesía de Cisneros-Fontanals Art Foundation (CIFO).

CIFO Art Space ha presentado muestras en Miami desde 2005. ¿De dónde surge la decisión de cerrar el espacio?

Es un nuevo paso para nosotros en CIFO. Comenzamos preguntándonos: ¿Qué podemos hacer para alentar no solo al arte sino también a los artistas latinoamericanos a ser más conocidos?

Empezamos a pensar: bueno, tal vez este es el momento para que no seamos tan locales.

Nuestra misión siempre ha sido apoyar a artistas latinoamericanos, para que un número mayor de personas tenga acceso a ellos y a otras partes del mundo, otras galerías y otros públicos en general. Así que este cambio surgió de la necesidad de intensificar nuestra misión de otra manera: ser mucho más activos, entrar en un ámbito más internacional.

Dos obras por Sandú Darié en la muestra Triángulo: Loló Soldevilla, Sandú Darié y Carmen Herrera en el CIFO Art Space.

Cortesía de Cisneros-Fontanals Art Foundation (CIFO).

Mi idea siempre ha sido que el público tenga un buen acceso a la colección. Y en este momento estoy pensando en cómo hacerlo permanente, finalmente, en una versión mucho más amplia para el público en general de todo el mundo. Y también para nuestros artistas. Como mencioné, es muy importante para nosotros que tengan acceso a una audiencia mucho más global.

Es una visión ambiciosa. ¿Qué incluye el cronograma para el 2018?

Tenemos dos exposiciones en Ecuador. Este año es la Bienal de Cuenca, que es una de las bienales más antiguas de América Latina. Allí, tendremos una exposición de los últimos 15 años de los proyectos de Becas y Comisiones. Y al mismo tiempo, en Quito, recibiremos a los ganadores de los premios de este año.

Además de eso, tendremos una exposición en México, que se abrirá en un nuevo museo en Morelos, en Cuernavaca: una exposición de la colección de Gustavo Pérez Monzón, un artista cubano que vive en México. Esta exposición se presentó en Miami y también en Cuba.

Una vista de la exposición Gustavo Pérez Monzón: Tramas, presentado en el CIFO Art Space en 2015–16.

Cortesía de Podfanatic.



Después de eso, tendremos otra exposición en Brasil. Todavía no sabemos la fecha de eso. Será una exposición de la colección en general.

Y tenemos una pequeña exposición aquí en Madrid durante ARCO, en febrero.

No hemos cerrado por completo el programa de la colección de este año. Pero tenemos al menos cuatro o cinco lugares.

¿Cómo describiría la escena artística de Miami en este momento y la relación de CIFO con Miami en el futuro?

Primero, todavía tenemos nuestras oficinas en Miami, y haremos todo el procesamiento de las subvenciones y comisiones desde Miami.

Una vista de la exposición Toda percepción es una interpretación: YOU ARE PART OF IT, presentado en el CIFO Art Space en 2016–17.

Foto: Oriol Tarridas, cortesía de Cisneros-Fontanals Art Foundation (CIFO).



Hemos estado en Miami por más de 15 años. Y hemos tenido ese espacio durante los últimos 13 años donde mostramos el arte latinoamericano y nuestra colección. Creo que hemos contribuido mucho a lo que Miami es ahora: una ciudad para las artes.

Pero creo que estamos apenas comenzando. Miami todavía no tiene lo que realmente queremos para el público en general, y los visitantes no son tan numerosos como nos gustaría. Estamos trabajando en eso. Creo que todas las instituciones en Miami están trabajando con el fin de presentar mejores exposiciones para atraer a más personas. Todavía quedan cosas por lograr.

Recuerde, también, que Miami tiene muchas otras cosas para ofrecer: la playa, el sol y otras cosas que atraen a muchos visitantes. La escena cultural tiene que compartir ese espacio con todas estas otras cosas.

¿Cómo figura Cuba en sus planes en el futuro?

En los últimos cinco años, he comprado mucho arte cubano, y esto ha mejorado mucho la colección. Debido al interés en este momento, estamos presentando una exposición de tres artistas cubanos cuyas obras me interesa promocionar: Sandú Darié, Loló Soldevilla y Carmen Herrera. Para nosotros, esa es una parte importante de la colección.

Una vista de la exposición actual, Triángulo: Loló Soldevilla, Sandú Darié and Carmen Herrera, mostrando el arte def Loló Soldevilla.

Cortesía de Cisneros-Fontanals Art Foundation (CIFO).



En CIFO, incluimos a Cuba en todo lo que hacemos. Tenemos curadores en Cuba que participan en nuestra junta de asesores, y continuamente estamos promoviendo nuevos artistas para entrar en el programa de Becas y Comisiones. Este año, uno de los galardonados es cubano [Lázaro Saavedra, en la categoría de Media de Carrera].

Un cuadro del video El síndrome de la sospecha, 2006, por Lázaro Saavedra, en vista en Adiós Utopia en el Walker Art Center.

Cortesía de Walker Art Center y Ella Fontanals-Cisneros Collection.

También habíamos planeado una exposición para la Bienal de La Habana que se suponía iba a tener lugar en el 2018, pero fue pospuesta y no sabemos qué va a pasar. Pero siempre tenemos planes.

CIFO también compró algunos archivos de arte que estaban en manos privadas en Cuba [Archivo Veigas, ahora Archivo CIFO-Veigas]. Tenemos en proyecto mejorar físicamente estos archivos porque les faltaba el manejo adecuado. Todo esto con el fin de dárselos a Cuba, dejarlos allí. Este es un proyecto en el que estamos trabajando continuamente.

Entonces, hay muchas cosas que estamos haciendo con la Fundación en Cuba. Y fuera de Cuba con artistas cubanos, por supuesto.

¿Qué hay de tu propia colección? ¿Qué te interesa ahora?

En este momento, estoy en el proceso de revisar la colección. Debido a que pienso dar al público una parte de mi colección latinoamericana, estoy reconsiderando su contenido y cuál sería la mejor manera de que permanezca disponible para el público permanentemente.

Sandú Darié, Sin título, ca. 1950, en vista actualmente en el CIFO Art Space.

Cortesía de Cisneros-Fontanals Art Foundation (CIFO).



También estoy revisando lo que ya no cabe en la colección, no lo que no es valioso, sino lo que no encaja. Así que estoy pasando por un período de reconsideración: repensar la colección, repensar lo que tenemos en ella, reorganizar, tomar cosas que quizás ya no encajen. Para que podamos tener claro nuestros próximos pasos.

Estoy constantemente comprando arte, en Cuba y en otros lugares. Pero no me estoy enfocando ahora en una dirección. Tenemos muchos cambios en la Fundación, por lo que habrá muchos cambios en la colección.

Esto me tomará  tres meses. Luego decidiré a dónde ir con todo eso.

Con el itinerario  que ha descrito para CIFO, ¿pasará menos tiempo en Miami?

En el último mes, he estado viajando mucho. Me quedaré, por ejemplo ahora, dos meses en Madrid. Y aunque paso menos tiempo en Cuba que antes, sigo yendo mucho, porque todos estos proyectos están aún en marcha, todavía estoy involucrada.

Además teniendo en cuenta todo lo que dije de repasar todo, y poner más énfasis en organizar la colección en general, creo que estaré fuera de Miami en los próximos seis meses o más.

Raúl Martínez, Rosas y Estrellas, 1972.

Cortesía de Walker Art Center y The Farber Collection.

Adiós Utopia es una exposición importante, y muchos consideran que debe ser presentada en más museos. ¿Por qué crees que eso no sucedió? ¿Y cuáles son tus planes para la muestra?

Hemos entrado en contacto con países fuera de los Estados Unidos para presentar Adiós Utopia, y creo que la exposición probablemente irá a Europa. El problema es que es difícil mantener una exposición por más de un año y medio, y que los prestamistas continúen permitiéndonos usar sus obras. Pero estamos trabajando en ello, e incluso si la exposición es un poco más pequeña, trataremos de se presente afuera.

Aparte de eso, desearía haberlo hecho en otras partes de los Estados Unidos. Así llegaría a un público que no es muy consciente de lo que está sucediendo en Cuba en términos de arte.

Creo que en parte esto tiene un trasfondo  político. Por ejemplo, se suponía que la exposición iría a PAMM en Miami, y en el último momento todos tuvieron miedo. Iba a Washington también, al Smithsonian, y en el último minuto cambiaron de opinión.

En Cuba, piensan que esta es una exposición que traiciona a la Revolución y demás. Y en los Estados Unidos, o en Miami, piensan lo contrario. Entonces, ¿dónde estamos parados?

Pero me encantaría, realmente lo deseo. Solo puedo decir que en Houston y en Walker fue maravillosamente recibida, y la gente estaba muy interesada en entender lo que sucedió. Había mucho que mostrar a aquellas personas que realmente no han tenido acceso al arte cubano.

Incluso para mí, en el proceso de hacer esta exposición, aprendí mucho.

¿Algo que quiera añadir?

Realmente quería devolver a Cuba parte de lo que había coleccionado de arte cubano. Porque hay ciertas cosas que no existen en los museos de allí. Al recoger todas estas obras de la década de 1980 y otros períodos, realmente planeaba regresarlas a  Cuba.

Hice mi mejor esfuerzo para lograr que Cuba  me dejara hacer algo sobre arte contemporáneo, y llevar nuevas cosas al público de allí. No hubo reacción. No hubo ningún interés. Aunque ofrecí crear o construir un museo allí.

Es frustrante para mí.  Si voy a Cuba piensan que soy el enemigo, o que casi lo soy. Y si luego salgo de Cuba, el otro lado piensa lo mismo. La gente piensa que porque estoy en Cuba tengo algo que ver con la escena política, y no es nada de eso. Mis intenciones y mi enfoque siempre han sido en el arte y los artistas, y cómo puedo ayudar en la organización, o en las necesidades de estos artistas en Cuba.