Wednesday December 13, 2017

Documentales en el Festival de Cine de la Habana en Nueva York

Un viaje por el campo, las raíces de la rumba y más

El 17mo Festival de Cine de la Habana en Nueva York abrió sus puertas el 7 de abril con el estreno en Nueva York de El acompañante de Pavel Giroud. Otras cinco producciones cubanas serán presentadas esta semana, tres de ellas por vez primera en los EE.UU. 

Sin embargo este pasado sábado, 9 de abril, el centro de atención fueron los documentales. Por la parte cubana, en la categoría del Havana Star Prize estuvo El tren de la línea norte, dirigida por Marcelo Martín. 

El tren en cuestión consiste en un carro que viaja entre Morón y Punta Alegre en la provincia central de Ciego de Ávila, virtualmente es el único medio de transporte entre estos dos puntos. El viaje comienza en Morón, pero el equipo de la película se detiene en el pueblo Falla, que está asociado con el municipio de Chambas. 

El documental comienza con esta información en la pantalla: “Cuba es un país socialista de la América Latina insular donde el Estado es el dueño mayoritario de los medios de producción con el objetivo de garantizar el bienestar de todos los ciudadanos”. La ironía de esta declaración es evidente durante el viaje. La suntuosa pieza musical por Santiago Feliú / Harold & Ruy Adrián López-Nussa añade otra dosis de ironía mientras el ruidoso tren atraviesa el empobrecido y desanimado paisaje. 

Una calle en Falla

Por esto es “un viaje por el otro presente de Cuba”, como dice el subtítulo de la película. Falla es como un pueblo fantasma, llena de casas en ruinas y personas, mayormente ancianos y jóvenes, “en desesperación contenida”. Como el equipo de filmación visitó a sus pobladores, ellos se quejaron de sus condiciones de vida como peligrosas e insalubres, así como de la poca atención que reciben de las autoridades municipales. Son pocos los empleos desde que cerró el central y un joven negro dice que encontrar empleo es más difícil para negros que para blancos. 

Ancianos como una peluquera y la bibliotecaria del pueblo, recuerdan el tiempo en el que Falla era un pueblo alegre, con dos teatros y muchas actividades. El teatro que queda solo puede trasmitir películas en un televisor en el escenario, por la falta de equipos y el peligro del lugar. El otro teatro, el estadio de béisbol, y la antigua casa del dueño del central, han desaparecido ya que las personas cogieron los ladrillos, las tablas de madera y otros materiales de estos lugares abandonados para reparar sus viviendas en ruinas. 

Trailer: El tren de la linea norte

El director de la película Marcelo Martín tiene familia en esta región, y está muy preocupado por las condiciones de vida de sus compatriotas. Se tomó muy a pecho una cita que aparece en la película: “No es por azar que nacimos en un sitio y no en otro, sino para dar testimonio.” Y testificar es lo que él hace: su primer documental, Elena (2012), abordaba las condiciones de vivienda en el centro de la Habana. 

Documentando el ritmo cubano

El Oso

Otros documentales toman un camino totalmente diferente, ya que celebran aspectos de las tradiciones musicales cubanas. La rueda de la vida, por Marcia Jarmel & Ken Schneider, nos presenta un alegre personaje y cuentero: El Oso, uno de los fundadores del Casino, un género de salsa cubana donde las parejas bailan en círculo mientras que un cantante indica los movimientos. Popularizado en Cuba a finales de los ´50s, la rueda se asemeja a la danza folklórica inglesa, contradanza, o cuadrilla americana pero con un definido ritmo cubano. El Oso, a quien Ken Schneider conoció por casualidad en el aeropuerto de la Habana, nos lleva a los bailes de casino en la Habana y recuenta historias de su juventud cuando a los negros no se les permitía entrar a clubes exclusivos y tenía que bailar en las calles. La rueda se ha convertida en una moda internacional: la película muestra una serie de actuaciones en ciudades de todo el mundo. Las ansias de vida de El Oso y la alegría evidente de los bailarines, hacen de este documental una celebración agradable de vida y comunidad. 

La rumba me llama de Oliver Hill cuenta la historia de este género musical desde sus raíces afro-cubanas, su evolución e influencia sobre la música cubana contemporánea e internacional, incluyendo la timba, el jazz y el rap. Según el cineasta, comenzó el proyecto en el 2002 hasta entrevistar prominentes músicos, musicólogos y otros, así registrar actuaciones de grupos profesionales y encuentros informales en los barrios. El resultado es un “seminario” animado e informativo sobre la rumba presentado por los mismos rumberos. Entre ellos, los Muñequitos de Matanzas, Clave y Guaguancó, Yoruba Andabo, y exponentes de otras tradiciones influenciadas por la rumba como Juan Formell y los Van Van, Mezcla, y Orishas. 

Trailer: La rumba me llama

La música puede convertirse en una obsesión y ese es el nombre del grupo de hip-hop mostrado en Obsesión: Hip Hop del otro lado por Kimberly Bautista. Fundado por Magia López y Alexey “el Tipo Este,” el grupo celebra su 20 aniversario, el documental cuenta sus planes y preparativos para las actuaciones y celebraciones para esta ocasión. La pareja ha dado promoción al hip-hop como una forma de expresión para los jóvenes y una herramienta para tratar la discriminación. Es un espacio que da la bienvenida a los jóvenes de la comunidad con el fin de perfeccionar su creación y habilidades. 

Trailer: Obsesión: Hip Hop del otro lado

El 12 de abril, el festival presentó un corto documental de 1974 por el afamado director Tomás Gutiérrez Alea (1928–1996), El Arte del tabaco, seguido por un documental dirigido por su viuda Mirtha Ibarra, Titón, de La Habana a Guantanamera en recordatorio al 20 aniversario de su muerte. Este programa tuvo lugar en el Centro Rey Juan Carlos I de España. 

Ritmos Cubanos en el Thalía

Para los que quieren más ritmo cubano, el Thalia Theater al Symphony Space en el Upper West Side de Nueva York presentará varios programas de documentales, principalmente de los 70´s y 80´s donde se mostrarán prominentes estrellas de la música cubana como Benny Moré, Omara Portuondo, Los Zafiros, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, y otros. Cuban Rhythms tendrán lugar el 1 y 7 de mayo. 

El Festival de Cine de la Habana en Nueva York cerrará sus puertas mañana, el 15 de abril, con la presentación de Papa: Hemingway en Cuba, dirigido por Bob Yari quien estará presente para discutar después de la proyección. Para más información, haga click aquí.

Nadine Covert es una especialista en artes visuales con un enfoque en los documentales. Ha sido durante muchos años Directora Ejecutiva de la Educational Film Library Association (EFLA) y directora de su American Film Festival, la competencia más importante de documentales de los EE.UU. en aquella época. Más tarde, fue directora del Program for Art on Film, proyecto conjunto del J. Paul Getty Trust y el Metropolitan Museum of Art. Covert ha sido miembro de la junta directiva del Robert Flaherty Film Seminar, y actualmente es consultora del Festival International du Film sur l’Art de Montreal (FIFA).