Wednesday June 20, 2018

El artista cubano Rodríguez-Gerada da rostro al municipio de Badalona, Cataluña.

La intervención urbana requirió el escaneo de 34 rostros de ciudadanos del municipio.

Jorge Rodríguez-Gerada, El dibujo hiperrealista en Badalona

Un rostro dibujado sobre 400 metros cuadrados podría aspirar a un record Guinness como la Capilla Sixtina del siglo XXI. Sin embargo, para la creación del artista cubano Jorge Rodríguez-Gerada el sentido va más allá de la mera espectacularidad. Rodríguez-Gerada es el autor de un mural de estas dimensiones, recién terminado en la ciudad catalana de Badalona, en España, y fue realizado como parte de 'Identitat'(s), proyecto de intervenciones urbanas apoyado por las autoridades locales. En la inauguración del evento, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Badalona, Ferran Falcó, comentó a la prensa: “Este mural nace de la voluntad del gobierno municipal de explicar a los badaloneses qué somos, de dónde venimos...”

Localizado entre las calles de Cuba y Águeda Mompel, en el barrio de Sant Crist, Rodríguez-Gerada, quien vive entre Nueva York y Barcelona, aplicó su peculiar dibujo hiperrealista al carbón sobre la pared de 9800 ladrillos. La ayuda imprescindible de una grúa y cinco días de intenso trabajo fueron necesarios para completar el dibujo. Pero esta etapa “tradicional” fue la culminación de un proceso previo de carácter “high tech” que incluyó el escaneo 3D del rostro de un habitante de cada uno de los 34 municipios de Badalona.

De manera que al mezclar digitalmente las 34 fotografías se obtuvo el rostro “tipo” que Gerada representó en el enorme dibujo. Un rostro andrógino que quiere representar la complejidad étnica y de género de este territorio. "El mural representa un cambio en mi trayectoria artística”- definió Gerada, “quería que fuera impactante para que se viera desde la autopista. El rostro busca la reflexión de los ciudadanos y convertirlo en su símbolo".

Gerada es conocido como practicante del activismo estético conocido como "Cultural Jamming" o Interferencia Cultural, y bajo sus principios ha realizado dibujos al aire libre en ciudades como Barcelona y Nueva York. A diferencia de la publicidad comercial, que impone mensajes abstractos sobre el tejido urbano, los dibujos hechos por el artista reproducen a ciudadanos normales de una ciudad con las cuales tienen lazos de pertenencia. Al reproducir sus rostros en grandes dimensiones sobre edificios de valor social, Gerada convierte estos rostros anónimos en iconos heroicos de la geografía local.