Thursday November 23, 2017

BienalSur: Una bienal para el sur global

Flatbed, la muestra personal de René Francisco, en video en el sitio de web de BienalSur.

Cortesía de BienalSur.

Un evento para “derribar muros” y encontrar puntos en común entre artistas de todas las latitudes geográficas, la Primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de América del Sur—BienalSur—conecta a más de 300 artistas y curadores en 84 sedes, 16 países y 32 ciudades del mundo.

“¿Es posible promover un verdadero diálogo en condiciones de paridad entre distintos puntos del planeta y que se origine desde el sur?” Tiene como pregunta esta, su primera edición.

Entre los más de 300 artistas, BienalSur acogió la obra de varios artistas cubanos. José Bedia, Tania Bruguera, Los Carpinteros, Félix González-Torres, Ana Mendieta, Emilio Sánchez y René Francisco fueron los cubanos seleccionados para la apertura en Argentina. 

Por más de una razón el evento intenta romper con ciertas pautas. Su estructura descentralizada pretende llenar de arte las plazas más inesperadas, en contacto con comunidades y sedes alternativas a los circuitos tradicionales. Invitaron a curadores y artistas a presentar proyectos y obras inéditos en dos convocatorias internacionales abiertas con temáticas libres. Recibieron más de 2500 propuestas de 78 países.

BienalSur en Rosario: En Rosario, Argentina, la artista brasileña Regina Silveira reprodujo palmas de manos de trabajadores rosarinos a gran escala en la fachada del Museo de la Memoria. La pregunta refiere a un defensor de los derechos de los indígenes argentinos.

Cortesía de El Ciudadano Web. 

No resulta extraño entonces encontrar entre los ejes temáticos fundamentales acciones en el espacio urbano, arte de acción social y la propuesta de llevar el arte a lugares del planeta donde se ubican fronteras geográficas.

Muchos de estos temas son afines al arte contemporáneo cubano. Para René Francisco, “una bienal del histórico, escamoteado sur, suena interesante. Pienso en la resonancia que tuvo el concepto de Bienal del tercer mundo fundado en los primeros ´80s en La Habana, cómo confrontó un arte no relacionado antes por otras bienales y puso a disposición del "Norte" nombres de artistas, visualidades y conceptos de arte que no circulaban comúnmente en los grandes espacios”, dijo el artista en una conversación por correo electrónico.

La experimentación con tecnologías emergentes es otro de los elementos que la distingue. Una dimensión virtual con las Ventanas BIENALSUR de conectividad entre sedes y la experiencia de Realidad Aumentada sale a buscar nuevos públicos para el arte. El evento saca provecho de las nuevas tecnologías, al crear una aplicación móvil disponible para ser descargada gratuitamente por usuarios de todo el planeta. Una vez instalada en los celulares, permite ver obras expuestas en las sedes físicas del evento.

Una obra presentado en UTREF, organizadores de BienalSur.

Cortesía de Mundo UTREF.

“Uno de los logros de esta Bienal (que se funda en el Sur pero tiene sedes en Australia, Japón, Colombia, México y otras latitudes) es el uso de la tecnología”, dijo René Francisco. “Mientras trabajaba en mi espacio podía ver a través de dispositivos dispuestos por sus organizadores, a otros artistas trabajando y accionando en esos países, todos al mismo tiempo, permitiéndonos saludarnos y confrontarnos de cerca en un espacio tan polarizados y organizados desde la misma central.”

Una vista de Flatbed, la muestra personal de René Francisco en Buenos Aires.

Cortesía de René Francisco.

En BienalSur, René Francisco vuelve tras sus pasos con una instalación titulada Flatbed. (El título alude al mecanismo otrora usado por los editores cinematográficos en los tiempos del celuloide.) Esta puede verse como una síntesis de conceptos, dibujos, textos y bocetos de sus obras. Sin embargo, no es una recopilación de obras anteriores, sino una oportunidad para revisitar temas: el taller de reparaciones, los pozos, las grandes marchas demostrativas, los libros prohibidos y las series Tubosutra.

“Para Flatbed me he exprimido los limones de la mente, para no hacer copias de viejos trabajos sino más bien interpretaciones novedosas sobre viejos temas. He ido de una manera progresiva, ensartando destellos, como en un juego de abalorios mentales.”

Una vista de Flatbed, la muestra personal de René Francisco en Buenos Aires.

Cortesía de René Francisco.

“Este repaso por mi propia historia personal ha despertado en mí una curiosidad por zonas que abandoné antes de profundizarlas, retomé hallazgos inconclusos. Es como para recordar a Jorge Luis Borges insistiendo en que muchas veces la búsqueda de lo nuevo se encuentra en la arqueología de lo más viejo, en el olvido.”

Una vista de Flatbed, la muestra personal de René Francisco en Buenos Aires.

Cortesía de René Francisco.

Además de “Flatbed,” René Francisco participa en “La Mirada que se separa de los brazos”, una de las muestras colectivas presentada por BeinalSur en Buenos Aires.

René Francisco, Mar de balseros, 2017.

Cortesía de René Francisco.

En contraste con Flatbed, “Mar de balseros”, dice René Francisco, “sitúa el presente de mi trabajo, es un viejo tema migratorio, de la búsqueda de nuevas formas de vida escapando a través del mar. Es un tema trágico que abordo con quietud y con cierta distancia.

Un detalle de René Francisco, Mar de balseros, 2017.

Cortesía de René Francisco.

“He intentado últimamente contar historias tristes con cierta alegría, allí donde la mirada contrasta lo enunciado. El mar apacible, con su horizonte azul sosegado y el dato en la ficha técnica que revela, estadísticamente las muertes de miles y miles de personas que intentaron arribar a otros bordes deseados y nunca lo alcanzaron.”

Un detalle de René Francisco, Mar de balseros, 2017.

Cortesía de René Francisco.

Sobre el diálogo de su obra con la de otras partes del mundo, René Francisco comentó que “Me interesa mucho, en una Bienal de estas características la resonancia cómplice, el punto de vista cófrade, de los artistas invitados, que se acercan con iguales expectativas desde otras latitudes. La opinión de estos colegas me interesa más que el reporte periodístico o el ensayo dirigido por la misma institución de la Bienal.”

Organizada por la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) de la República Argentina, Aníbal Jozami está a cargo como Director General del evento y Diana Wechsler es la Directora Artístico-académica.

La apertura de la expo La Mirada que se separa de los brazos. La obra de René Francisco, Mar de balseros, puede verse cerca de la parte superior de la foto.

Cortesía de BienalSur.

BienalSur continuará hasta diciembre de este año en distintas centros culturales, edificios y zona públicas. Aunque su centro principal está en Buenos Aires, se extenderá más allá de Argentina, a Santiago de Chile, Río de Janeiro, París, Berlín y Tokio, entre las 32 ciudades del evento.

Tiene grandes ambiciones esta Bienal, que quiere modificar el mapa cultural del mundo.

Abajo, un video corto de la exposición La Mirada que se separa de los brazos.

Lidia Hernández Tapia (Holguín, 1991) Estudió Periodismo en la Universidad de La Habana (2013) y trabajó en varios medios de prensa en Cuba, como la revista OnCuba magazine. Actualmente cursa Maestría en Periodismo en CUNY Graduate School of Journalism, New York.