Saturday December 16, 2017

Informe de subasta: Los Gallos de Mariano Rodríguez toman vuelo, más récords conseguidos

Profundizamos en las subastas de la pasada semana & lo que significan para el arte cubano.

Mariano Rodríguez, Pelea de gallos, 1942.

Cortesía de Christie's.

Como predejimos, fue una semana candente para el arte cubano, con figuras rompiendo récords alcanzadas por varios artistas en las ventas Latino Americanas.

Mucha de la acción se centralizó en “Cuba Moderna: Masterworks from a Private Collection" (Obras maestras de una colección privada), la venta dentro de una venta de un sólo propietario en la subasta de Christie’s.

El ganador indisputable fue Pelea de Gallos, un lienzo de 1942 de Mariano Rodríguez, que alcanzó 1.087.500 de dólares (todos los precios incluyen la cuota del comprador).

Carlos Enríquez, Héroe Criollo, 1943.

Cortesía de Cernuda Arte.

Siguiéndolo de cerca, Héroe criollo, un lienzo de 1943 de Carlos Enríquez, más que dobló su estimación baja de 400.000 dólares para llegar a los 967.500 dólares. Otra pintura de Enríquez en la subasta de Christie’s, Desnudo de Eva en el Hurón Azul, 1951, subió vertiginosamente pasando su estimación alta de 200.000 dólares para llegar a 511.500 dólares.

René Portocarrero, Paisaje de La Habana, 1961.

Cortesía de Christie's.

La subasta de Christie’s también estableció récords de venta para Víctor Manuel, cuyo Carnaval (Escena de Comparsa) alcanzó los 319.500 dólares; René Portocarrero, cuyo Paisaje de La Habana, 1961, se vendió por 295.000 dólares; y Fidelio Ponce de León, cuya obra de 1935, Joven con pecera, consiguió los 112.000 dólares.

Tomás Sánchez, Contemplador en Diagonal, 2016.

Cortesía de Christie's.

Resultados notables entre los artistas contemporáneos en la subasta de Christie’s incluyeron las obras de Tomás Sánchez, cuyo Contemplador en Diagonal, 2016, encabezó la venta como Lote n˚1, sobrepasando su estimación a la alta de 80.000 dólares con 137.500 dólares.

Roberto Fabelo continuó su reciente recorrido de resultados de seis números en una subasta, más que doblando la estimación a la alta de 40.000 dólares para alcanzar 100.000 dólares por Untitled, 1998.

Las tres ventas presentaron múltiples lotes de Wifredo Lam, con estimaciones alcanzando desde cantidades bajas de cinco cifras hasta los millones. Los pujadores fueron selectivos, con una competición fiera por algunos lotes.

Wifredo Lam, Volière d’un ongle, 1942.

Cortesía de Sotheby's.

En Sotheby’s, la obra de 1942 de Lam, Volière d’un ongle, estimada en los 250.000-350.000 dólares, alcanzó los 588.500 dólares.

También en Sotheby’s, un panorama de René Portocarrero, Paisaje, 1944, más que dobló su estimación a la alta de 70.000 hasta llegar a 162.500 dólares.

René Portocarrero, Paisaje, 1944.

Cortesía de Sotheby's.

En las tres subastas, la mayoría de trabajos de artistas cubanos resultaron en cifras comfortablemente encuadradas entre o por encima de sus estimaciones, incluyendo trabajos de Manuel Mendive, Carlos Garaicoa, Los Carpinteros, y José Mijares.

La modernista de mitad de siglo, Loló Soldevilla, miembro del grupo de los Diez Pintores Concretos, tuvo una modesta salida en la semana de subastas. Tres de sus trabajos, uno por subasta, sobrepasó sus estimaciones, con su collage en lienzo de 1950, Homenaje a Theo V. Doesburg, Composición No. 7, Variación Las Tres Gracias, dejando atrás su estimación alta de 50.000 dólares para alcanzar los 75.000 dólares.

Loló Soldevilla, Homenaje a Theo V. Doesburg, Composición No. 7, Variación Las Tres Gracias, 1950.

Cortesía de Phillips.

Aunque no hubo lotes de Carmen Herrera incluídos en las subastas Latino Americanas, la pintora nacida en Cuba alcanzó un precio récord en la subasta del Phillips 20th Century & Contemporary Art la semana anterior.

Carmen Herrera, Cerulean, 1965.

Cortesía de Phillips.

Con una estimación a la alza de 800.000 dólares, el lienzo de Herrera, Cerulean, alcanzó los 970.000 dólares: más del doble de la entonces cifra récord de 437.000 dólares alcanzada en noviembre de 2015, en la subasta Phillips de otro lienzo de 1965, Basque.