Saturday December 16, 2017

En las películas: tres actores maestros, dos películas convincentes

Una mirada cercana a La pared de las palabras y Vestido de novia
 

Isabel Santos ; Jorge Perugorría ; Laura de la Uz

Fotos: Rafael Solis ; Foto EFE ; Hector Garrido

El Festival de Cine de la Habana en Nueva York de esta primavera presentó dos potentes películas: La pared de las palabras y Vestido de novia—una de ellas por un honorable y veterano director, y la otra por una directora debutante en películas de ficción. Aunque con temas diferentes, ambas tratan de situaciones difíciles, desafiantes, potencialmente controversiales y cuentan con las actuaciones estelares de los mismos tres actores.

Elena (Isabel Santos) and Luis (Jorge Perugorría)

La pared de las palabras (90 min., 2014), de Fernando Pérez Valdés (Madagascar, Suite Habana), se ocupa de la enfermedad mental y física, el amor maternal, y las dificultades de comunicación. En la actual Habana, Elena (Isabel Santos) es una madre soltera con dos hijos adultos. El mayor, Luis (Jorge Perugorría), sufre, desde la infancia, de una enfermedad psicomotriz que le impide hablar y lo hace padecer de una movilidad física limitada. Luis está confinado a una institución psiquiátrica y va a casa para las visitas familiares los fines de semana.

Luis (Jorge Perugorría)

La devoción de Elena hacia su hijo con discapacidad es un hecho tan abrumador que comienza a afectar su vida y su propia salud. Deja de lado a su hijo más joven, un talentoso artista (interpretado por Carlos Enrique Almirante) y rechaza el consejo de advertencia de su madre (Verónica Lynn). Su trabajo en un laboratorio de biología marina también comienza a ser afectado. Cuando el médico a cargo de la institución psiquiátrica le informa que la condición de Luis es terminal y que no le queda mucho tiempo de vida, Elena se niega a aceptar el diagnóstico y la tensión se acumula.

Orquidea (Laura de la Uz)

Muchas escenas de la película tienen lugar en la institución donde los internos (tanto hombres como mujeres) parecen libres para pasear por las instalaciones durante el día. La incapacidad de Luis para hablar y expresar sus pensamientos y deseos es contrarrestada por la verborrea de Orquidea, una paciente inestable, hiperactiva, a menudo violenta (interpretado por Laura de la Uz), que incesantemente declama una retórica política e intenta poner orden en el caos a su alrededor .

No toda la comunicación es verbal: las imágenes pueden trascender la pared de las palabras. A lo largo de la película, el hijo artista de Elena trabaja en un cuadro, que nunca se revela hasta el final de la película. Instalado en el asilo a pesar de las objeciones de un trabajador social burocrático, la obra logra calmar y cautivar a los internos. Los créditos finales identifican la pieza como Mar de noche de Yoan Capote.

Mar de noche, Yoan Capote

Cortesía Cuba Contemporánea

Isabel Santos, Jorge Perugorría, y Laura de la Uz ofrecen actuaciones matizadas y conmovedoras en papeles que demandan mucho, tanto física como emocionalmente. A veces dolorosas, especialmente las escenas en la institución psiquiátrica, esta sugerente obra explora las dificultades de comunicación, los desafíos del amor y el poder curativo del arte.

Para Fernando Pérez, galardonado con el Premio Nacional de Cine en el 2007, esta fue su primera película producida de forma independiente, aunque el ICAIC (Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos) se encarga de la distribución. Según Pérez, la película, con su tema y ambiente modernos, se presta a la producción independiente, permitiéndole trabajar con mayor flexibilidad y con un pequeño equipo, entre ellos muchos jóvenes aprendices. Pérez cree que hay un lugar en Cuba para dos producciones: independiente y de la industria.

Vestido de novia (104 min., 2014) es el primer largometraje dramático dirigido por Marilyn Solaya. Según Solaya, ella es una de las tres mujeres que han realizado largometrajes bajo los auspicios del ICAIC. Anteriormente ella había dirigido varios documentales, incluyendo En el cuerpo equivocado (2010) que cuenta la historia de Mavi Susel, la primera persona que tuvo una operación de cambio de sexo en Cuba, en 1988. Vestido de novia se basa en eventos reales, pero no exclusivamente en la historia de Mavi. Por tanto, el título hace referencia a un poema de Norge Espinosa Mendoza, compuesto a finales de 1980 y conocido en la literatura cubana. La película explora cuestiones de identidad de género, el amor (tanto conyugal como obsesivo), los prejuicios, la violencia y la traición.

Rosa Elena (Laura de la Uz) y Ernesto (Luis Alberto García)

Ubicada en La Habana de 1994, durante el Período Especial, la pareja de mediana edad Rosa Elena (Laura de la Uz) y Ernesto (Luis Alberto García) están recién y felizmente casados. Él está a cargo de un proyecto de construcción para la industria turística; ella trabaja como asistente de enfermera y cuida a su padre que se limita (supuestamente) en silla de ruedas, y con quien comparten su apartamento. Ernesto se opone a la amistad continua de Rosa Elena con Sissi (Isabel Santos), un travesti extravagante; Rosa Elena le explica que han sido amigos desde la infancia y que ella es leal a sus amigos. Pero, un secreto del pasado de Rosa Elena pronto sale a la luz y trae confusión e ira a su feliz vida de recién casados.

Rosa Elena (Laura de la Uz)

Años antes de conocer a Ernesto, Rosa Elena se había sometido a una operación de cambio de sexo. Como un favor a los amigos, ahora de vez en cuando se pone el atuendo masculino de nuevo para actuar con un grupo de cantantes varones (el actual grupo coral cubano Sine Nomine), a espaldas de su marido. En una de esas ocasiones, es descubierto por Lázaro (Jorge Perugorría), un hombre de negocios corrupto homosexual casado y reprimido. Obsesionado con el joven que Rosa Elena solía ser -que él recuerda muy bien- Lázaro comienza a acecharla. Mientras tanto, con la ayuda de Roberto (Mario Guerra), uno de los colegas de Ernesto, Lázaro ha estado robando suministros de construcción. Para manipular a Rosa Elena, él paga a Roberto  para incriminar a Ernesto por los materiales que faltan.

Lázaro (Jorge Perugorría)

Mientras las tensiones aumentan, Rosa Elena confiesa su secreto a Ernesto. Horrorizado, él la rechaza y marcha. Poco después, Roberto visita a Rosa Elena, con el pretexto de ofrecer amistad, y brutalmente la viola. Su padre, sentado en su silla de ruedas en la otra habitación, no hace nada para ayudarla. Sissi, enfurecida por esta violencia a su amiga, va a la estación de policía para denunciar la violación, y es arrestada, detenida y obligada a vestirse con ropa de hombre. Después de esta prueba, se une a un grupo de balseros que intentarán irse a la Florida.

Cuando se le preguntó en una entrevista sobre por qué eligió mujeres en el papel de las personas transexuales, Solaya respondió que estas personas sí son mujeres, físicamente y mentalmente. Cuando empiezan a vivir como mujeres, experimentan todos los estereotipos y prejuicios de la mujer contemporánea. Por lo tanto, dijo, deben ser interpretados por mujeres.

Vestido de Novia es una representación abrasadora de las complicaciones y el dolor experimentado por los que no se ajustan a los estereotipos tradicionales entre hombres y mujeres. Es una producción destacada, realizada por una directora debutante, y una muestra de actuaciones excepcionales por tres actores consumados, aquí en papeles diametralmente opuestos a los que desempeñaron en La Pared de las palabras.

Sissi (Isabel Santos)

Isabel Santos se transforma de una dama impasible y taciturna en La Pared de las palabras en un hiperactivo, cotorra travesti en Vestido de novia. Laura de la Uz se muestra irreconocible como la “loca” agitada en La Pared... y atrayente como esposa trabajadora y cuidadora en Vestido... cuya recién felicidad es destruida por la violencia y la traición. Jorge Perugorría (que parece tener un papel en casi todas las películas cubanas) perdió peso y contorsionó su cuerpo y rasgos faciales para desempeñar el papel de Luis en La Pared..., y da una representación creíble y conmovedora de una persona atrapada en un cuerpo deteriorado, incapaz de comunicarse. En Vestido ..., él vuelve a aparecer como un manipulador guapo pero amenazante.

Laura de la Uz, Isabel Santos y Jorge Perugorría son incuestionablemente tesoros del cine cubano. Abajo, avances de las dos películas:

La pared de las palabras, Fernando Pérez

Vestido de novia, Marilyn Solaya

Nadine Covert es una especialista en artes visuales con un enfoque en los documentales. Ha sido durante muchos años Directora Ejecutiva de la Educational Film Library Association (EFLA) y directora de su American Film Festival, la competencia más importante de documentales de los EE.UU. en aquella época. Más tarde, fue directora del Program for Art on Film, proyecto conjunto del J. Paul Getty Trust y el Metropolitan Museum of Art. Covert ha sido miembro de la junta directiva del Robert Flaherty Film Seminar, y actualmente es consultora del Festival International du Film sur l’Art de Montreal (FIFA).