Thursday November 23, 2017

Ad Reinhardt, noticias “des-escribidas”, y un peso de 1934: Abstracting History en el PAMM

La segunda parte de la muestra On the Horizon considera la abstracción en el arte cubano desde los años 50 hasta ahora.

Glenda León, del libro de la artista Cada sonido es una forma de tiempo, 2015.

Colección de. Pérez Art Museum Miami. Donado por Jorge M. Pérez. Cortesía de PAMM.

Abstracting History, el segundo capítulo de la exposición On the Horizon. Comtemporary Cuban Art from the Jorge M. Pérez Collection recientemente abrió sus puertas al público con la presencia de artistas participantes, entre ellos, José Ángel Rosabal, Flavio Garciandía, José Ángel Vincench, Glenda León,  Leyden Rodríguez Casanova, Reynier Leyva Novo y Eduardo Ponjuán.

Abstracting History, que estará abierta del 22 de septiembre al 7 de enero, se centra en la vasta tradición de la abstracción dentro del arte cubano en tanto línea discursiva conceptual de peso. Como punto de arranque, la muestra incluye obras de artistas pioneros del arte concreto, como son los casos de Sandú Darié (Romania, 1908–La Habana, 1991) y José Ángel Rosabal (Manzanillo, 1935–vive y trabaja en Nueva York), ambos miembros del grupo Diez Pintores Concretos (1958–1961).

Vista de la exposición. De la izquierda: Zilia Sánchez, Untitled, 1970, de la serie Topología erotica; y José Rosabal, Vanishing points (yellow), 2011–12

Foto: Dario Samada. Colección Pérez Art Museum Miami. Las adquisiciones hecho con fondos provistos por Jorge M. Pérez. Cortesía de PAMM.

Diez pintores concretos significó, por primera vez, la puesta en sintonía del arte cubano con las búsquedas más avanzadas del arte moderno del momento marcadas por un arte autónomo y autorreferencial. Aún cuando la fecha de fundación data de finales de los años cincuenta, la presencia del arte concreto en Cuba debe ser retrasada hacia finales de la década anterior siendo ejemplo vital de ello la exposición personal de Sandú Darié “Estructuras pictóricas”, presentada en La Habana, en el Lyceum Lawn and Tennis Club en 1950 y donde los presupuestos enarbolados por la vanguardia europea –específicamente Theo Van Doesburg- entroncan con las investigaciones seguidas por el arte latinoamericano del momento donde la desintegración del marco y la integración del espectador a la obra son dos de los postulados esenciales.

La instauración de la revolución cubana de 1959 significó un regreso a la figuración. La reticencia a las tendencias abstractas (tanto concretas como expresionistas) que fueron interpretadas como extranjerizantes y desligadas del momento histórico dieron al traste con el empuje abstraccionista que tipificó el ámbito artístico cubano desde los años cuarenta.

Dos obras por Zilia Sánchez: A la izquierda, Sin título, 1971; a la derecha, Untitled, 1970, de la serie Topología erotica.

Colección del Pérez Art Museum Miami. La adquisiciónn hecho con fondos provistos por Jorge M. Pérez. Cortesía de PAMM.

Muchos artistas abandonaron el país. Tales es el caso de Zilia Sánchez (La Habana, 1926–vive y trabaja en Puerto Rico), cuya peculiarísima obra aparece representada en la presente muestra. “Sin título”, 1970 y “Sin título”, 1971, son exponentes de la obra de esta artista donde la delicadeza de la paleta mínima y el carácter escultural de sus lienzos ondulados crean un universo muy personal cargado de sensualidad y misticismo.

“Frijoles negros,” la serie de Flavio Garciandía, funciona como una suerte puente vital entre las obras pioneras del arte abstracto cubano incluidas en la muestra y la resemantización de la abstracción como puesta al uso dentro del arte cubano contemporáneo. Flavio Garciandía (Villa Clara, 1954–trabaja y vive en México DF) es una figura medular dentro del denominado Renacimiento cubano o Nuevo arte cubano tanto por lo versátil de su propuesta siempre cambiante e incisiva así como por su rol insuperable en tanto profesor del  Instituto Superior de Arte entre 1981 y 1990.

El dinamismo de la obra de Flavio donde lo carnavalesco y  lo postmoderno entroncan con la alta y baja culturas y sarcásticas cúpulas entre arte, política y la cotidianeidad cubanas, son terreno fértil para una suerte de metalingüística lúdica entre arte moderno y contemporáneo.

Flavio Garciandía, Algo pasa en mis frijoles negros (o Ad Reinhardt en La Habana) no. 27, 2014.

Foto: Dario Samada. Colección del Pérez Art Museum Miami. Donado por Jorge M. Pérez. Cortesía de PAMM.

“Algo pasa en mis frijoles negros (o Ad Reinhardt en La Habana) no. 27”, 2014, incluida en la presente muestra entronca con trabajos que Flavio comenzara desde fecha tan temprana como 1994 y en la que los frijoles servían de pretexto para el diálogo con figuras del arte moderno como Ad Reinhardt, Casimir Malevitch y Robert Ryman, entre otros.

En sintonía directa con el título que anima esta muestra, “Hundido en la línea del horizonte”, 2007, de Eduardo Ponjuán (Pinar del Rio, 1956–vive y trabaja en La Habana). La instalación escultórica, compuesta por un cable tensado que atraviesa monedas de un centavo de las cuales sólo atisbamos a ver el perfil, ostenta en el centro una moneda del valor de un peso.

Eduardo Ponjuán, Hundido en la línea del horizonte, 2007 (detalle),

Foto: Dario Samada. Colección del Pérez Art Museum Miami. La adquisiciónn hecho con fondos provistos por Jorge M. Pérez. Cortesía de PAMM.

La disposición, material y fecha de acuñación de las monedas es indispensable para la comprensión cabal de la pieza. Las monedas de un centavo son todas fechadas en 1983 y hechas en aluminio mientras que el peso ubicado en el centro de la composición y de la cual podemos ver anverso y reverso está hecha en plata y fechada en 1934.

Con tal economía de recursos, Ponjuán ha establecido una acertada metáfora acerca de la sociedad cubana. La moneda central responde a la ley de mayo de 1934 en la que el Sistema Monetario Nacional, respaldado por la plata buscaba la equidad con el dólar americano. En ella puede observarse el lema Patria y Libertad que con el cambio monetario de 1961 fuera suplantado por el lema actual de “Patria o muerte”. 

Leyden Rodríguez-Casanova, Nine Drawers Left, 2009.

Courtesía el artista y Alejandra von Hartz Gallery.

Compartiendo el mismo espacio, destacan las obras de Leyden Rodríguez-Casanova y Glena León, ambas de marcada síntesis y poesía. En el caso de Rodríguez-Casanova (La Habana, 1973–vive y trabaja en Miami), “Nine Drawers Left”, 2009, es una de las piezas que integró la excelente muestra personal de este artista “You might sleep, but you will never dream”, presentada por David Castillo Gallery en 2009. Partiendo de fragmentos disfuncionales y objetos seriados anodinos, Rodríguez-Casanova recrea la memoria personal escindida, la enrarecida atmosfera marcada por la asepsia deviene el punto de apoyo para la reconstrucción de la memoria. 

Glenda León, del libro de la artista Cada sonido es una forma de tiempo, 2015.

Colección del Pérez Art Museum Miami. Donado por Jorge M. Pérez. Cortesía de PAMM.

Por su parte, “Cada sonido es una forma de tiempo”, 2015, de Glenda León (La Habana, 1996–vive y trabaja entre La Habana y Madrid), se compone de partituras visuales escritas por elementos disimiles como la lluvia, el otoño, el vuelo de los pájaros, las estrellas, la ciudad, el azar, o los nombres de los dioses. Obra de gran sensibilidad y sinestesia,  “Cada sonido es una forma de tiempo” fue presentada durante la XII Bienal de La Habana, en el Teatro de la Biblioteca Nacional, e interpretada por el pianista Aldo López Gavilán.

Aimée García, Sin título, 2014, y Sin título, 2017

Foto: Dario Samada. Colección del Pérez Art Museum Miami. Donado por Jorge M. Pérez. Cortesía de PAMM.

“Sin título”, 2014, de Aimée García (Limonar, 1972–vive y trabaja en La Habana) es collages de la prensa periódica cuyas imágenes y escritura son borradas a partir del tejido que crean campos de color. Como una suerte de Penélope, Aimée des-escribe el ruido cacofónico de la prensa en un intento por reescribir nuestra propia historia personal.

José Ángel Vincench (Holguín, 1973-vive y trabaja en La Habana) basa su trabajo en la historia del arte y, más concretamente, en la del arte abstracto cubano. En “Exilio 5”, 2013 y “Gusano #1”, 2015,  ambas pertenecientes a la serie “El peso de las palabras”, Vincench se apropia de vocablos “estigma” dentro del argot cubano actual que son entonces sometidos a la deconstrucción formal.

Una vista de la exposición. De la izquierda: osé Ángel Vincench, Gusano #1, 2015 and Exilio 5, 2013; y Waldo Balart, Trilogía neoplástica, 1979.

Foto: Dario Samada. Colección del Pérez Art Museum Miami. Donado por Jorge M. Pérez. Cortesía de PAMM.

La superposición de las letras que componen cada vocablo genera un nuevo léxico de naturaleza abstracta. El uso del papel oro adiciona un nuevo nivel de lectura donde la banalización recobra nuevos significados.

De profunda raigambre conceptual, la obra de Reynier Leyva Novo (Havana, 1983–vive y trabaja en La Habana) constituye una suerte de antropología del texto histórico. Nihilista, Reynier escudriña datos, hurga cifras, desarticula documentos que son después rearticulados en una tipología enteramente nueva, por momentos críptica, que exige del receptor un papel crítico.

Reynier Leyva Novo, 9 Leyes, de la serie El peso de la Historia, 2014.

Foto: Dario Samada. Colección del Pérez Art Museum Miami. Donado por Jorge M. y Darlene Pérez. Cortesía de PAMM.

“9 leyes”, 2014, de la serie “El peso de la historia”,  incluida en Abstracting History toma como punto de partida una selección de documentos oficiales -9 en total-  de la Revolución cubana de 1959 que con el uso del software INk 1.0 son reducidos al monto de tinta contenido en los mismos. El resultado, son campos rectangulares de color negro alineados en sucesión.

Abstracting History comprende también obras de María Magdalena Campos-Pons, Kenia Arguiñao, Alexandre Arrechea, Waldo Ballart, Leandro Feal, Inti Hernández, David Beltrán, y Arles del Rio Flores, entre otros.

La exposición corre hasta el 7 de enero en el PAMM.

Janet Batet (La Habana, Cuba) es curadora independiente, crítica de arte y ensayista. Actualmente vive en Miami. Ex investigadora y curadora del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y ex profesora del Instituto Superior de Arte, ambos en La Habana. Sus artículos sobre las prácticas artísticas se publican regularmente en Art Nexus, Pulse Art, Arte al Día, Art Experience: NYC, y El Nuevo Herald, entre otros.