Saturday December 16, 2017

Un símbolo es una verdad: Marta María Pérez en MUSAS

La artista habla sobre su exhibición personal, que acaba de inaugurarse en el Museo de Arte de Sonora

En curso, la instalación de Marta María Pérez: Un símbolo es una verdad en MUSAS.

Cortesía de Museo de Arte de Sonora (MUSAS).

Al principio de este mes, la exhibición Marta María Pérez: Un símbolo es una verdad se inauguró en el Museo de Arte de Sonora (MUSAS) en Hermosillo, México.

“Esta exposición estaba en planes de realización desde hace unos dos o tres años, hasta que al fin se concretaron fechas y espacios,” Pérez explicó vía correo electrónico. “El museo MUSAS es un museo relativamente nuevo [inaugurado en 2009], abierto a proyectos de manera amplia y con visión de géneros artísticos múltiples.”

En curso, la instalación de Marta María Pérez: Un símbolo es una verdad en MUSAS.

Cortesía de Galería Lucy García.

“‘Un símbolo es una verdad’ es el título de una de las obras expuestas de los años 2000 y fue el título que seleccionamos el curador mexicano, Octavio Avendaño, y yo para nombrar esta muestra,” continuó. “En todas las culturas han habido y hay símbolos que representan Verdades, que se respetan como la palabra y la Fe misma, y nos pareció muy sugerente para esta exposición.”

En su declaración sobre la exposición, el comisario, Octavio Avendaño Trujillo, escribió que Pérez “pertenece a la generación de artistas latinoamericanos que encontraron en la identidad no occidental una problematización artística y cultural que constituyeron gran parte de lo que conocemos hoy como arte contemporáneo”.

A la derecha, Marta María Pérez durante la instalación de la expo.

Cortesía de Museo de Arte de Sonora (MUSAS).

“En la década de 1980 Marta María comenzó —y continúa— con un cuerpo de obra que desestabiliza el pensamiento colonial que predominaba en la época,” continuó.

“El espiritismo y las religiones afrocubanas son los dos ejes principales que Marta María ha emplazado en su carácter autobiográfico,” Avendaño Trujillo escribió, “que al ser expuesta la obra se desprende de esta autoreferencialidad para activarse como un dispositivo crítico de la constitución de valor del objeto artístico que se impuso en la modernidad occidental, desplazando el utilitarismo y las apropiaciones que occidente hizo de culturas periféricas como la africana y de diversos grupos indígenas en Latinoamérica.”

A la apertura de Marta María Pérez: Un símbolo es una verdad en MUSAS.

Cortesía de Museo de Arte de Sonora (MUSAS).

La exposición está compuesta de 50 obras aproximadamente en formatos y soportes de representación diferentes: tela de organza, aluminio, papel Bond de gramaje apropiado para inyección de tinta, y vídeos. “Los formatos fueron definidos a partir del espacio mismo para dar diversidad a la museografía,” Pérez escribió.

Una serie de obras en aluminio por Marta María Pérez.

Cortesía de Museo de Arte de Sonora (MUSAS).

“Fue una selección de obras de manera más o menos cronológica para dar a conocer mi trabajo de manera general al público de Sonora, y Hermosillo en particular, un amplio panorama de mi obra desde principios de los años 90 hasta ahora con la presentación de los vídeos que son mi obra más reciente,” la artista añadió.

A la apertura de Marta María Pérez: Un símbolo es una verdad en MUSAS.

Cortesía de Museo de Arte de Sonora (MUSAS).

Debajo, uno de los videos en la exhibición: Un acuerdo, 2011, de Marta María Pérez. Sobre este obra, Pérez ha escrito: “En una botella de vidrio translúcido me acerco a susurrar, en la ‘boca’ de la botella, ciertas palabras. Una vez terminado el susurro, las encierro con el corcho cerrando un acuerdo firme, desconocido para el espectador.”